David Gómez


Cuentos de este autor:

Time Paradox (link para descargar)

Time Paradox
Escrito por Cleros (David Gómez)

Legal:

Los temas tratados  en esta novela son ficticios y en ocasiones incoherentes no se recomienda para menores de 13 años, personas de mente cerrada y o fresas que les guste rbd y a todos los nacos que les guste el reggeton, cualquier parecido con la realidad es apropósito, esta obra no fue hecha con fines de lucro y solo se ha hecho con fines de entretenimiento gratuito, cualquier reproducción ilícita de esta no será castigada por las leyes de derecho de autor pero por lo menos pidan permiso al autor a los correos electrónicos lord_pirs16@hotmail.com o a cleros_fram@hotmail.com, el autor de esta novela se reserva el derecho de permitir o no su reproducción di si a la piratería siempre y cuando estés totalmente quebrado como el autor de esta novela.  Patente en tramite (No es cierto)

Ignoren todo el aspecto legal que solo fue hecho para desesperarlos  un rato jojo. Solo hagan caso a los primeros 5 0 6 renglones

Prologo

¿Que? ¿Que quien soy? mi nombre es Falcor y  vivia en a ciudad de México es una ciudad grande, llena de personas, coches y contaminación, es una ciudad normal todos dirian que es algo aburrida pero te sorprenderías de lo que puede pasar en ella como mi historia ¿quieres que te la cuente? mi historia no es una de esas historias felices, ni siquiera en agradable…..¿seguro que quieres saberla?…esta bien te la contare pero no te gustara, yo era un adolescente de 15 años, mi vida era muy, era un buen alumno de mi escuela, tenia grandes padres y una novia que no tenia precio, era bonita y además inteligente, pero como nada bueno es para siempre todo cambio, aquí es donde todo empieza…….

capitulo 1

La calma antes de la tempestad

¿Dónde empezó todo? Ah si ya lo recuerdo había terminado mi día de escuela e iba a casa para darme un baño e ir a  ver mi novia, su nombre es Fabiola, pero no aun no entremos en detalles, ese día todo había ido bien hasta que vi algo atravesando la calle en donde yo vivía, había un tipo raro vestido de negro y con un cuervo posado en su hombro, en un principio no se me hizo la gran cosa, pero el seguía ahí día tras día como observando la casa, seguí sin tomarle importancia y al día siguiente fue mi cumpleaños y todo fue grandioso ese día, mis padres me habían dado algo de dinero en honor a ese día y mi novia me iba a dar una sorpresa, ahora si entremos en detalles sobre ella, ella era una chica como cualquiera pero a diferencia de las demás ella y yo éramos prácticamente almas gemelas, le gustaban los mismo animes, le gustaba la misma comida que a mi, y podías pasarte horas platicando con ella y nunca te aburrías con sus platicas  pero bueno regresando a nuestra historia, como dije ella iba a darme una sorpresa y vaya que si me sorprendió, resultaba que su tío era dueño de un pequeño cine y lo había convencido de dejarnos una sala para nosotros solos, pero no vimos una película común y corriente, veríamos  películas que nunca se habían proyectado en ese cine y que probablemente solo nos gustaran a nosotros dos en esta ciudad, bien todo marcho a la perfección y llegué a mi casa totalmente agotado incluso me sentía algo raro me disponía para dormirme y mis papas entraron a despedirse como era costumbre, al cerrar las cortinas de mi cuarto me percate de que aquel hombre seguía parado enfrente de mi casa, pero esta vez me estaba mirando fijamente y logre notar que movía sus labios para decirme algo, pero no pude distinguir bien lo que decía, me había quedado dormido en cuanto mi cabeza toco la almohada, esa noche tuve un sueño verdaderamente espantoso, soñé que   iba caminando por la calle y un enorme camión me atropellaba, casi partiéndome en dos, dejando toda mi sangre y órganos regados por el pavimento, después de eso todos los que conocían estaban en mi funeral al parecer habían podido reconstruir lo que quedaba de mi, en fin todos estaban ahí, lo que mas me aterro fue que el mismo sujeto que se había parado enfrente de mi casa todos los días estaba ahí, ahí parado con su cuervo como era costumbre, el sujeto movió los labios como los movió justo antes de dormirme, pero esta vez lo escuchaba claramente me dijo algo como “date cuenta de una vez, tu hora ya paso es tiempo de que despiertes”  después de eso todo se quedo oscuro como si hubiese sido el final de mi sueño, después de un rato desperté, el día estaba nublado creí que era algo temprano y que debía irme a la escuela, baje para saludar a mis padres, pero no estaban, creí que ya se habían ido a trabajar, lo que significaba que ya era tarde y que no lograría llegar a la escuela a tiempo. Salí apresuradamente para alcanzar a llegar para la segunda o tercer hora del horario de clases, por un momento creí haberme equivocado de camino, ya que todo estaba diferente, -¡demonios!¿ por donde me fui a meter? – eso me dije a mi mismo, así que decidí tomar un taxi pero fue extraño, todos los taxis a los que les hacia parada no parecían hacerme caso, así que decidí salir corriendo teniendo la esperanza de que encontraría el camino correcto, era extraño era mas veloz de lo normal, se me hizo algo extraño pero me dije –Así llegaré antes- y así fue no se como lo hice pero lo hice había llegado a mi escuela La escuela secundaria 42-43 “Pedro lobo” como era de esperarse la puerta estaba cerrada, toque varias veces pero nadie abrió, algo no parecía en orden, pareciera que todos estuvieran ignorándome, después de eso algo calmo mis nervios alguien atrás de mi estaba hablándome, cuando me voltee para mirar  casi me da un paro cardiaco era ese sujeto de negro.

Capitulo 2

La terrible verdad

Fue totalmente aterrador, pero a fin de cuentas estaba hablándome pero lo que me dijo no fue agradable –Tu ya no perteneces a este mundo, tu no debes permanecer mas en este mundo, vendrás conmigo- Eso me aterro así que  cerré los ojos con la esperanza de que ese sujeto desapareciera, lo curioso fue que cuando abrí los ojos ese sujeto ya no estaba, supuse que estaba alucinando por el esfuerzo de haber corrido tanto, después de eso la campana de la escuela sonó todos los alumnos salieron  espere a que Fabiola saliera pero hubo algo que me estremeció, jamás había visto a ninguno de los alumnos que salieron, como era posible eso, todos me volteaban a ver como si fuera un tipo raro que no iba a la escuela pero al menos ya me volteaban a ver, después me propuse a ir a la casa de Fabiola, para saber porque no había ido a la escuela, mientras iba caminando por la calle todo se quedo oscuro y unas imágenes comenzaron a salir de mi cabeza, eran las imágenes del sueño que tuve la noche anterior, al terminar me dolía la cabeza ¿qué me estaba pasando? Después de eso tuve una gran migraña y no pude mantenerme en pie, me desmaye a mitad de la acera, cuando desperté estaba en el hospital, alguien se había apiadado de mi y me había levado hasta allí, los doctores no se habían dado cuenta de que me desperté y los escuche hablando de mi condición fue tan raro lo que estaban  que era totalmente imposible de creer –nunca había visto un caso como este –El paciente no tiene pulso pero sigue respirando y no logro escuchar los latidos de su corazón- Definitivamente no podía creer  lo que había escuchado ¿ A caso estaba muerto? No podía ser si lo estuviera no estaría en un cuarto normal, estaría en la morgue, en cuanto los doctores salieron yo me levante y me dispuse a irme de aquel hospital, pero esos doctores no me dejarían salir tan así nada mas, pensé durante un rato y escuche que los doctores volvían con unos aparatos extraños, querían hacerme toda clase de pruebas extrañas y no iba a quedarme para que las hicieran, pero no tenia salida, así que salte por la ventana sin pensarlo, pero me di cuenta de que estaba en el piso 30 y la caída sería de unos 100 metros sabia que si no estaba muerto lo estaría pronto, caí sin mayor problema, aterrice como si la caída hubiera sido de 30 centímetros, y además había podido romper la ventana con demasiada facilidad ¿qué me estaba pasando? Me estoy volviendo mas fuerte y rápido estaba por volverme loco, además de que era posible que estuviera muerto, me harte y decidí irme a descansar a casa, ya había tenido suficiente por un día, me fui a mi casa y mis padres no habían llegado aun, tome el teléfono y me dispuse a hablarle a Faby , el teléfono sonó durante un rato  y contesto una voz que decía –Tu ya no perteneces a este mundo, debes regresar al mundo de los muertos, estas rompiendo las leyes de la vida- colgué inmediatamente, esperaba que fuera una alucinación debido a la migraña que me había  causado un desmayo, tome el teléfono de nuevo y esta vez me contesto una persona que no reconocí creí que se trataba de algún pariente de Faby que no habia concido aun como sea pregunte si ella se encontraba y aquella persona respondió -¿Fabiola? Aquí no vive ninguna Fabiola- me disculpe y colgué, por un momento creí que me había equivocado de numero por lo tanto volví a llamar y la misma voz contesto esta vez me contesto de una manera mas enojada algo como –Ya deja chingar, aquí no vive ninguna fabiola con ese nombre, ya no vuelvas a llamar cabrón-  después de colgar escuche que alguien acababa de

entrar, al ver que no era nadie que yo conociera, corrí a mi cuarto por si era algún ladrón y así podría llamar a la policía desde mi cuarto pero tuve una desagradable sorpresa, mi cuarto no era mi cuarto, tenia pintura nueva, y tenia una decoración distinta, todos mis posters de naruto, evangelion, y  mi poster de maximum carnage  que tanto trabajo me habia costado conseguir, ¿qué estaba pasando? Salí y me arme de valor para salir sin que nadie me viera, pero como todo ese día me había ido de la patada la señora que había entrado a la casa me descubrió,  se puso como loca, e intento golpearme con un sartén  pero al defenderme el sartén se rompió del mango y yo estaba ileso para variar así que salí corriendo de ahí y me decidí ir a investigar que diablos estaba pasando, así que fui al  registro de periódicos de la biblioteca y busque el del día después de mi cumpleaños para saber que demonios había sucedido, al encontrarlo supe la cruda verdad el periódico decía:”Chico muere atropellado por un camión” “El conductor del camión transportador se dio a la fuga después de haber atropellado a un chico identificado como Falcor Belmonte de 16 años recién cumplidos” No podía creerlo en verdad estaba muerto, pero como era posible, estaba caminando como si nada, y las personas podían verme y hablar conmigo no podía ser un fantasma puesto que todos me veían, ¿pero que había pasado con mis padres y mi novia?  Investigue un poco mas por si encontraba algo sobre mis padres, y así fue, pero como dice el dicho “La curiosidad mato al gato” encontré que mi madre se había suicidado por la tristeza que sufrió cuando morí y mi padre simplemente se fue de la ciudad, no logre encontrar nada sobre Fabiola, pero si encontré algo sobre el tipo que me había atropellado el sujeto fue aprendido poco después su alegato fue que venia ebrio y que no logro ver  nadie que fuera pasando, la policía lo había soltado a los tres días no podía creerlo ese imbecil había ocasionado la muerte de dos personas y la policía lo había soltado tan rapido, no pude perdonarlo, pero solo me quedaba una duda ¿cuanto tiempo había estado muerto?

Salí de la biblioteca y busque algún diario del ese día, fue imposible de creer, había estado muerto 20 años, con razón todo había cambiado tanto, y no conocía a nadie de la escuela, todo comenzaba a tener sentido, el sujeto de negro seguramente era la muerte, y por eso se había estado apareciendo cerca de mi casa y mi tiempo estaba cerca y comenzaba a observarme, pero ¿por qué había regresado a este mundo? Y ¿y como alguien “vivo”? solo me quedaban dos cosas por hacer, visitar mi tumba y buscar que había pasado con Fabiola.

Capitulo 3

La post vida

Me dirigí al cementerio para buscar mi tumba  me tomo un rato encontrarla tuve que pedir ayuda varias veces, pero la encontré, mi tumba estaba junto a la de mi mamá en su lapida decía: “Maria Salazar 1965-2010 amada esposa y madre” y en la mía decía: “Falcor Belmonte 1992-2008 siempre estarás en nuestros corazones” ya estaba mas que claro yo había muerto hace 20 años ahora debería tener 36 años y talvez estaría casado, ojalá y hubiese sido con Fabiola pero ahora eso era imposible, fui a conseguir un directorio telefónico para buscar la dirección  el teléfono  actual de Fabiola , logre encontrarlo se había ido a vivir por Polanco pero no podía llegar así nada mas, le daría un infarto al ver que estoy “vivo” decidí ir a ver solamente lo que había sido de ella, me tomo horas llegar por el trafico que había y además me perdí durante un para de horas pero al fin había logrado llegar espere durante un rato en lo que ahora era su casa vivía en una casa muy grande como si se hubiera vuelto rica en ese momento me dio risa puesto que ella nunca había aspirado a eso, un coche llego después de un momento y ahí estaba ella, igual de linda que siempre me sentí como en el pasado, cuando ella y yo éramos novios pero después esa sonrisa estúpida que tenia se esfumo en u momento, de la camioneta también salió un tipo y dos niños de uno parecía tener unos 10 años y la pequeña unos 8 años de edad, no pude darle cabida, ella se había casado, no la culpaba yo había muerto y tenia que rehacer su vida, pero no era justo, yo que había hecho para merecer esto, y todo porque, por culpa de un camionero ebrio que me había arrebatado todo, en ese momento salí de entre los arbustos en los que me encontraba y salí corriendo de ahí, mi vida se había venido totalmente abajo intente terminar con todo eso , justo como me había dicho aquel hombre de negro yo ya no pertenezco a este mundo y ya no quería pertenecer, me tire de un puente de unos 30 metros hacia los autos que iban pasando esperaba que eso acabara con la nueva vida que por alguna razón tenia, pero recordé que ya había caído del treintavo piso de un hospital y había salido sin un solo rasguño y que una de 30metros no iba a ocasionar la gran cosa, pero esta vez paso algo diferente, por alguna razón había logrado atravesar el techo de un auto si destruirlo y aun mas raro me encontraba conduciendo ese auto, había logrado introducirme en el cuerpo de otra persona sin siquiera saber como, no tarde mucho en deducirlo, aun podría rehacer mi vida en el cuerpo de otra persona intentaría acercarme a Fabiola y hacer que dejara a su esposo  para poder estar juntos, se que eso no era lo correcto pero era lo mas justo vi mi nuevo cuerpo en uno de los espejos del auto, pero no me agrado del todo, decidí buscarme un  mejor cuerpo, ¿porque no uno musculoso o alguien muy rico? Me gustaba mucho mi verdadero cuerpo pero no podía quedarme así, puesto que estoy muerto –jaja- reí un poco así que me di a la búsqueda de mi nuevo cuerpo, estuve buscando un buen rato y comenzaba a sentirme cansado así que lleve el auto a un hotel y saque algo de dinero y rente una habitación para poder descansar por esa noche, me quede dormido como por eso de las 12 AM , pero volví a soñar con el día de mi muerte solo que en el momento en que aquel maldito camión me atropellaba no pase a la parte de mi funeral sino a un lugar algo extraño olía raro me preguntaba donde estaba, seguramente era el otro mundo, o por lo menos el purgatorio sentía mucha desesperación por estar muerto, quería regresar a mi vida, recuerdo haber visto a otras personas que estaban ahí algunos pidiendo lo mismo que yo, otros pidiendo entrar al paraíso y otros estaban siendo preparados para entrar al infierno, pero escuche algo raro en uno de los pasillos decía algo como “Peligro, prohibido el paso” algo llamo mi atención en ese pasillo, me dio la impresión de que si entraba ahí se cumpliría mi deseo así que me metí a escondidas de repente todo se puso oscuro y solo escuche una voz que me decía –tu quieres regresar a tu mundo ¿no es así?- y yo simplemente respondía que si esa voz me respondió –Yo puedo regresarte, pero nada volverá a hacer lo mismo, aquí el tiempo pasa distinto que en tu mundo- no hice caso a lo que dijo y solo acepte sin pensarlo –Y lo que me estuviera hablando me dijo –entonces así será-  y en ese momento desperté en la habitación que había rentado aun estaba en el cuerpo que había tomado prestado, supongo que ese sueño fue lo que me paso después de ser atropellado, supongo que de haber hecho caso todo esto no estaría pasando, bueno decidí continuar con mi plan pero al recordar los diarios que leí me entro mucha ira y en mi cabeza solo sonaba la palabra venganza, ahora podía hacerlo tenia estos poderes así que ese seria mi nuevo plan, hacer pagar a todos los culpables, al policía que dirigió la investigación, y  al imbecil conductor de ese camión.

Capitulo 4

El hombre de negro

Lo había decidido todos pagarían por echar a perder mi vida, tendría que investigar que había pasado esos dos tontos, ya que según el gobiernos de este país, tenemos derecho a pedir cualquier información sobre los servidores públicos  decidí ir a la alguna estación de policía y pedir el expediente del policía que había llevado el caso contra el sujeto que me atropello y de paso podía investigar sobre ese ebrio estúpido, dentro de poco sabrían lo que es el verdadero dolor y sufrimiento, será igual al que yo experimente cuando supe toda la verdad, me dirigí a la estación mas cercana que conocía, fui a la delegación de coyoacán, y pregunto si podían darme el expediente de ese policía, se trataba de Arnulfo López nombre típico de un policía seguramente corrupto, en fin me dijeron que el estaba a cargo en una de las jefaturas de la PFP y que residía cerca de la salida a Cuernavaca, ahora sabia a donde tenia que dirigirme, primero iría a hablar  con  ese bastardo de Arnulfo  para sacarle toda la información posible sobre el maldito que arruino toda mi vida, emprendí el camino en el auto del sujeto en el que había entrado, llegue en 3 horas esperaba que el infeliz aun no se fuera a su casa, por primera vez en los últimos 20 años tenia suerte, pedí hablar con el, pero me dijeron que estaba haciendo algo muy importante, no me importo lo que tenia que hablar con el era mucho mas importante que cualquier chingadera que el estuviera haciendo, insistí un rato y por fin me dejaron entrar, en cuanto entre a su oficina me pregunte  -¿Cuál importante?- solo estaba ahí sentado rascándose la barriga, me dieron ganas de matarlo ahí mismo, pero no podía había demasiados policías cerca y aun no sabia como salir de mi cuerpo huésped, así que hice lo que fui a hacer, le pregunte que había pasado con el conductor del camión que atropelló a un chico hace 20 años , el muy  cabron me respondió que ese ya era un caso muy viejo, que hace mucho que se había cerrado, y que ya no tenia mucho caso reabrirlo, me encabroné  mucho y por poco comenzaba a asfixiarlo hasta que muriera, pero por un milagro logre calmarme, le explique que ese chico o sea yo, era una persona muy importante para mi, y quería saber que le había pasado al sujeto que me había arrollado, después de una platica muy larga lo convencí de decirme, me dijo que bajara al sótano con un permiso que me había dado, y que buscara el caso Reyes, baje a paso acelerado, me llevo algo de tiempo encontrarlo ya que era un caso muy viejo, pero al cabo de una hora o dos, logre hallarlo, decía que no había mucho caso sentenciar al sujeto a una larga condena, pero seguramente el tipo soborno al ahora jefe de la policía federal, el sujeto fue despedido de su trabajo como camionero y vivía no muy lejos de mi antigua casa, esperaba con ansias que aun viviera ahí para por fin poderme vengar de lo que me había pasado, después de eso algo extraño paso, las puertas del sótano se cerraron, y comencé a sentir una presencia muy fría, ya sabia quien era ese tipo de negro, ya no le tenia miedo, no tardo mucho en mostrarse y para variar me dijo que yo ya no pertenecía a este mundo y la misma rabieta de siempre, esta vez le respondí que nunca iba a hacerle caso y  que no me molestara mas, que aunque fuera la muerte no iba a hacerle caso, pero el simplemente rió y me dijo que el no era la muerte, que si el fuera la muerte ni siquiera estaríamos hablando en esos momentos, me explico que el solo era un enviado del otro mundo, y que lo habían enviado para asegurarse de mi muerte, y que ahora que había regresado lo habían  vuelto a enviar para regresarme al otro mundo, ya que conmigo ahí se estaban rompiendo varias reglas y que algo terrible podría suceder si no volvía al otro mundo, yo simplemente respondí que lo que me había dicho solo eran patrañas, y que no regresaría jamás, entonces el me dijo – En ese caso no me queda de otra, te enseñare a usar tus nuevos poderes para que puedas enfrentar la calamidades del futuro- yo le respondí que no importaba que calamidades podrían venir pero que aceptaría ese entrenamiento, lo que no le dije es que solo lo haría  para poder vengarme de una mejor manera.

Capitulo 5

El entrenamiento.

El sujeto comenzó a hablarme de la razón por la cual había obtenido estos poderes, la razón era que los humanos no deben regresar del mas allá, pero que cuando uno logra hacerlo se despiertan cualidades de nuestro cuerpo que están inactivas, pero que al morir se rompen para no tener ninguna limitación en el otro mundo, pero como yo regrese, ese sello se había quedado roto y por eso podía hacer todo lo que podía hacer, eso explicaba muchas cosas ahora pasaríamos a lo que en verdad me importaba, en teoría la forma de dominar mis poderes era sencilla pero descubrí que no lo era tanto, se supone que tenia que hacer que m espíritu, mi cuerpo y mi mente estuvieran en perfecta armonía, como podían estarlo si en mi cabeza solo sonaba la palabra venganza, el tiempo se paso muy rápido no supe cuantas horas habían pasado y todo eso me resultaba bastante cansado, ya estaba harto , pero por fin pude salir de mi cuerpo huésped, ahora sabia como entrar y salir de los cuerpos a voluntad, entre de nuevo en aquel nombre del cual ni siquiera sabia su nombre  así que me dispuse a irme, simplemente le dije al sujeto de negro un adiós y salí por la puerta de aquel oscuro sótano, esta vez decidido a cumplir con mi venganza y después iría a reconstruir mi vida

Capitulo 6

La venganza.

Espere afuera de la jefatura a que Arnulfo saliera, aguarde durante un rato, la noche ya había caído y era perfecta para un linda emboscada, maldito panzón tardo mucho en salir, que se supone que estaría haciendo el muy desgraciado solo se sentaba en su escritorio a perder el tiempo todo el día, bueno eso no importaba en ese momento, pronto terminaría con su miserable vida, el bastardo salió como eso de las 10:00 PM se subió a su coche y se fue, en pocos segundos salí tras el, tras unos minutos mi desesperación fue tanta que no lo pensé dos veces, me puse a la misma altura que el, y en la curva de un puente choque la parte trasera de su auto, y el muy mal nacido se derrapó, desgraciadamente no callo por la borda de aquel puente, pero al menos su auto se volcó, el cabron había salido casi ileso, bajo de su auto con un aspecto bastante enojado, como era de esperarse, se acerco a mi diciendo –Maldito desgraciado, como te atreves a meterte con el jefe de la policía-  en ese momento salí del auto y le dije,  -Porque dejaste que la muerte de un pobre chico quedara impune- el idiota disparo, me impacto tres o cuatro disparos, uno en la pierna, otro en el abdomen, otro en el hombro y el otro cerca del corazón, el estúpido no podía creerlo  ¿cómo una persona que había recibido cuatro impactos de bala podía seguir caminando como si nada? Le quite la pistola de su mano y lo golpee un para de veces con ella, se había desmayado, lo metí al auto de mi cuerpo huésped, cerré las puertas y ventanas rocié un rastro de gasolina hasta el tanque del auto, espere a que despertara, quería ver el rostro de ese desgraciado cuando supiera que iba a morir, no tardo mucho en despertar, y cuando lo hizo dispare una bala al rastro de gasolina en el momento en que vio el fuego avanzar, su rostro se lleno de pánico, en los pocos segundos que le quedaban intento abrir las puerta para poder escapar,  pero era demasiado tarde, el auto exploto haciendo un gran estruendo, el cielo se ilumino por un momento de un rojo anaranjado y alcance a escuchar el grito de agonía mientras su cuerpo comenzaba a quemarse y por ultimo terminar convertido en pedazos, ahora solo faltaba el maldito que había terminado con mi vida a el no lo matare con este cuerpo, quiero que vea el rostro del chico al que asesino, salí del cuerpo en el que había entrado, en cuanto salí el cuerpo se desplomo al suelo en un segundo, seguramente por los impactos de bala, sentí algo de lastima por el, había tomado su vida en mi venganza,  son sacrificios necesarios, después de eso comencé a caminar dirigiéndome hacia la casa de ese maldito ebrio, llegué a mi antiguo barrio mas o menos a la media noche, en ese momento comencé a recordar los viejos tiempos, lo bien que me sentía en ese entonces pero eso solo alimento mi rabia hacia aquel camionero llegué a su casa, en el estacionamiento aun estaba el camión que me había arrollado, en ese momento toque la puerta, nadie me había respondido, así que volví a tocar pero nadie me respondió, supuse que ya estaría dormido sin siquiera imaginarse lo que estaba por pasarle no aguarde mas y tire la puerta de un golpe, el tonto  salió de su habitación con un rifle, como si eso me importara me moví rápidamente para darle un golpe con toda mi fuerza, el pobre salió volando contra la pared soltando su rifle, me dirigí hacia el y comencé a golpearlo nuevamente, el tipo desesperado pregunto que porque le hacia eso, lo levanté y le dije que era el cobro por haberme matado, el muy infeliz no podía creerlo, como siempre comenzó a gritar que el no tenia la culpa y que el no había hecho nada, yo le respondí que si haber destruido toda mi vida, y hacerme sufrir no era hacer nada, lo tome del cuello y lo arroje contra una de sus ventanas, la casa no era muy alta y por lo tanto no moriría con la caída así que salte por la misma ventana, el sujeto estaba tirado y no podía levantarse talvez se rompió la pierna al caer, me acerque a el y comencé a golpearlo nuevamente el cara del sujeto ya estaba bañada en sangre, pero lo que me lleno de felicidad fue que pude distinguir lagrimas en sus ojos enrojecidos, ya era tiempo de terminar con su sufrimiento, volví a levantarlo y lo arroje fuera de su jardín, fui hacia el camión, el sujeto al verme se puso de pie e intento escapar, encendí el camión, y fui tras el, intento ponerse a salvo en una  pequeña cancha de baloncesto que estaba cerca, pero no me importo destruí las rejas y el muy idiota se quedó acorralado contra una pared, metí el acelerador a fondo y ¡CRASH! estrelle el camión contra la pared en la que se encontraba acorralado, la pared había quedado totalmente destruida, bajé del camión y pude ver un brazo que se había desprendido cuando lo choqué, no pudo haber sobrevivido, por fin había logrado cumplir mi venganza los dos malditos culpables de arruinar mi vida estaban muertos, me fui del lugar deprisa, la policía no tardaría mucho en llegar, me fui por un callejón que estaba cruzando la calle, lo conocía muy bien puesto que yo solía vagar por ahí en ocasiones, cuando por fin estuve lejos pude tranquilizarme un poco, solo podía pensar en algo, ya estaba cerca de poder rehacer mi vida junto a Fabiola, y eso era lo que me mantenía para seguir adelante primero tendría que averiguar un poco sobre la vida de su esposo, pero eso no me tomaría mucho tiempo, pronto estaría con mi amada de nuevo.

Capitulo 7

Recuperando lo perdido.

Había logrado vengarme, y ese día me fui a dormir, estaba totalmente agotado y mañana también me esperaba un día difícil, esa noche dormí como no había podido dormir en los dos días en que regrese a la vida, me desperté algo tarde, me había quedado a dormir en mi antigua casa, pero esta vez tome el cuerpo de uno de los hijos de la pareja que vivía ahí desaloje el cuerpo y emprendí mi camino, no sabia nada del esposo de Fabiola, así que decidí ir a la fuente, me dirigí a la casa de Fabiola, y tome prestado el cuerpo de un tipo que tenia facha de ser un encuestador, no pude haber tenido mas suerte ese día, llame a la puerta, Fabiola fue la que me abrió la puerta, no  podía creerlo, después de tanto tiempo hablaba con ella nuevamente, por poco le digo quien era yo pero recordé que lo único que lograría era ocasionarlo un paro cardiaco, le dije que era un encuestador etc, etc, comencé a preguntar cosas sobre la casa en genera, cuantos hijos tenia, cuanto tiempo llevaba casada, etc, hasta que por fin llego el momento de hacerle preguntas sobre esposo el sujeto se llamaba, Armando Salinas, trabajaba en una empresa de seguros de vida y al parecer no le iba nada mal, me despedí muy cordialmente y me fui de la casa, ya sabia lo suficiente como para poder adoptar esa vida, solo era cuestión de tiempo para poder estar juntos de nuevo, su esposo llego en la tarde por eso de las 6:30 PM en cuanto salió de su camioneta, me convertí en energía para poder entrar a su cuerpo, pude hacerlo de una manera muy fácil, cuando entre lo primero que grite fue –Ya regrese amor- ella saludo con la ternura que le caracterizaba, me beso como lo hace cualquier esposa, pero algo sentí en aquel beso, no fue igual que como eran en los viejos tiempos, no me tomo mucho descubrir algunas cosas importantes, ella no era feliz ya que el matrimonio había sido arreglado hace 10 años atrás y sus hijos eran adoptados ya que ella no había querido tener hijos, pero porque no había querido tener hijos, no podía explicármelo, así que yo mismo le pregunte -¿por qué nunca quisiste tener hijos conmigo?- la respuesta fue tan impactante ella me había respondido que no pudo olvidarse nunca de mi, eso dividió mis sentimientos, por una parte me sentí feliz ya que ella me amaba de verdad , pero también me dio mucho rabia contra el camionero, que ya había asesinado, de no ser por el ahora estaría casado con Faby  en ese momento supe que no tenia caso seguir en este cuerpo, ya que ella jamás seria feliz conmigo así, y tampoco podría reconquistarla usando otro cuerpo ya que ella jamás podría olvidarme, pero tampoco podía dejarla con este patán, pero luego pensé en sus hijos, simplemente espere a que se durmiera y abandone el cuerpo de Armando, no sin antes dejar un pequeño mensaje en su cabeza “mas te vale hacerla feliz o no tendre piedad de ti” en cuanto salí de su cuerpo el se desmayo y yo pude despedirme de Faby como debí hacerlo hace mucho, le dije

-siempre estaré contigo- y le di un pequeño beso en la mejilla, ella sonrió como si me hubiera soñado o algo por el estilo abandone la casa, sin poder sacarme de la cabeza lo que había hecho antes, por mi culpa habían muerto tres personas, una de ellas inocente, y las otras dos no tanto, pero aun eran personas que talvez sentían arrepentimiento por sus actos, no podía creer lo que estaba pensando en ese momento, en cuanto ese pensamiento termino paso algo que no olvidare jamás, todo se puso oscuro nuevamente, y una figura extraña apareció no era nada que hubiese visto antes, pero lo reconocí de inmediato era el tipo que escuche en mi sueño en el purgatorio…

Capitulo 8

El señor de los muertos

No podía creerlo ¿que quería ese tipo conmigo? El sujeto pareció leer mis pensamientos me dijo: -Ha llegado el momento de cumplir tu parte del trato a llegado, es tiempo de dejarme entrar a tu mundo- Yo le respondí que no tenia idea de lo que el hablaba y el con su voz grave me respondió –Veo que no recuerdas toda tu post vida, creo que tendré que hacer que la recuerdes- En ese momento comencé a sentir una especie de movimiento de repente mi cabeza se lleno de imágenes, estaba de nuevo en el purgatorio, me veía caminando por el pasillo que estaba prohibido, justo cuando llegue al final del pasillo llegue a una puerta que decía “No se debe retirar el sello de esta puerta so pena de castigo eterno, las consecuencias pueden ser terribles para la tierra” Creí que esa advertencia era solo una presunción y no me importo abrir esa puerta, la abrí y comenzó a pasar lo que ya había visto antes, solo que esta vez hubo algo mas, justo después de que el sujeto me dijo que así seria, en esta ocasión me explico quien era el, el era un antiguo señor de los muertos, que quería usar un ejercito de muertos para conquistar el planeta, pero que había sido detenido y encerrado en el purgatorio, también me dijo que la única condición que habría seria que yo le sirviera como portal para poder pasar a nuestro mundo nuevamente, en ese momento acepte sin pensarlo ya qué estaba desesperado, y ya era hora de  pagar mi parte del trato, yo me negué en ese momento pero el me dijo que no tenia opción en ese momento comencé a sentir un gran dolor en todo mi cuerpo, era un dolor indescriptible, de un momento a otro el dolor cesó, cuando abrí los ojos  la persona que había visto en mi cabeza estaba ahí parado frente a mi me hizo sentir un gran terror, su mirada describía la maldad pura, tenia grandes y afiladas uñas, tenia una especie armadura greca, de repente dos enormes alas como de murciélago salieron de su espalda, nunca había visto algo parecido, después de eso me dijo –Gracias por la ayuda, como agradecimiento no me quedare con tu alma cuando destruya este lugar- después de eso desapareció y el cielo se puso de color rojo, y de las calles comenzaron a salir cientos de esqueletos, comenzaron a destruir todo en cuanto salieron, esto no podía estar pasando era el Apocalipsis.

Capitulo 9

Apocalipsis.

En unos cuantos segundos todos aquellos esqueletos que salieron de las profundidades habían arrasado con casi todo el vecindario, algunos venían a atacarme pero no pudieron hacerme nada, lograba destruirlos antes de que lograran hacer su ataque, pero hubo algo que me hizo distraerme, esos monstruos estaba por ir a la casa de Fabiola, no podía dejar que le hicieran daño, corrí lo mas rápido que pude y destruí a los que estaban cerca de su casa, esperaba poder aguantar lo suficiente para poder salvarla, de repente una de esas criaturas salto y entro por una de las ventanas, de inmediato escuche los gritos salte de la misma manera que lo hizo aquel monstruo ya no me importaba si ella me veía solo me importaba salvarla, entre por la ventana aquel esqueleto ya había matado a Armando, al pobre sujeto lo habían decapitado y en el orificio donde debería ir su cabeza salían chorros de sangre a borbotones, ella estaba gritando por el horror que estaba viviendo pero  cuando vi que esa criatura se dirigía hacia Fabiola no lo pensé dos veces y acabe con esa criatura en frente de ella, ella solo pudo decir: -No puede ser, no puedes ser tu- en ese momento salte por la ventana de nuevo para seguir protegiendo la casa, pero omití un pequeño detalle si un esqueleto entro por un a de las ventanas, cuantos no pudieron haber entrado por las otras, los gritos no se hicieron esperar, eran los gritos de aquellos niños, había cometido un gran error, entre de nuevo por la ventana y no pude creer lo que vi, había unos 5 o 6 de esas criaturas en la habitación de Faby,  ella estaba muerta lo que quedaba de ella estaba regado por todo el piso, tarde algunos segundos en recuperarme del shock de verla tirada en un charco de su propia sangre y todo había sido mi culpa, todo había sido por mi egoísmo, el mundo estaba por llegar a su fin, y era solo mi culpa , no podía asimilarlo correctamente, solo se me ocurría una cosa debía enmendar mi error y enfrentar a ese supuesto señor de los muertos, vengaría la muerte de Faby y evitaría que mas gente muriera por causa mía, pero no tenia idea de donde buscar ese maldito, estuve combatiendo por horas no parecía que esas criaturas dejaran de salir y yo comenzaba a cansarme, esos malditos salían por millares y no dejaba de ver personas gritando y sufriendo dolorosas muertes, pero lo que mas me dolía es que Fabiola muriera por causa mía , eso era imperdonable y lo menos que me merecía era ser torturado eternamente en el infierno, eso no importaba ahora, recibiría mi castigo después ahora lo que importaba era detener a esas malditas criaturas, seguía luchando y seguía luchando pero parecía que por cada uno que destruía  cinco mas aparecían, era frustrante, cada ves comenzaba a cansarme mas y cuando de repente sentí algo en mi espada ¡SLASH! Una de las armas de una de las criaturas había alcanzado a herirme, esta vez me dolió mucho, esa seria la primera vez desde que comenzó todo esto que en verdad estaba herido, era me voltee y aseste un golpe contra el que me había herido, depuse de eso mas y mas fueron dándome pequeños golpes, estaba sangrando mucho, pronto llegaría a mi limite, en verdad estaba por volver a morir, en ese momento solo se me ocurrió retirarme algún refugio, y descansar un poco, salí corriendo en busca de un lugar para descansar un momento, después de correr por varios minutos encontré un buen edificio que ya estaba destruido y que lo mas probable era que no volverían a atacar me recosté sobre un pared e inmediatamente me quedé dormido, no se cuanto tiempo paso pero me sentí lleno de energía de nuevo, esta vez no iba a desperdiciarla con unas criaturas inferiores, iba a ir al centro del problema, me enfrentaría a ese señor de los muertos,  lo llame con mi mente y no tardo mucho en aparecer, le dije que ya era suficiente y que usaría todo mi poder para eliminarlo, el solo se rió de mi  y me dijo: -Tu nunca lograras ponerme un dedo encima, mis poderes no se comparan con lo míos-  no me importo lo que dijo , y lancé un golpe con toda mi fuerza no pude ni impactarle, eso no era posible, el solo hizo un pequeño movimiento con su mano y una gran onda de energía me impactó, en ese momento la fortaleza que tenia se esfumo  de un momento para otro, estaba perdido, ese maldito consumiría mi alma en un santiamén, en ese momento me resigne, estaba dispuesto a rendirme y el me dijo –Te lo dije no hay nada que puedas hacer, todos los que quieres ya han muerto- En ese momento mi sangre comenzó a hervir, Todas las personas del mundo habían dejado de existir en menos de un día, y Fabiola , la persona que mas amaba en este mundo había sido  descuartizada por mi culpa, en ese momento desee que pudiese hacer algo para cambiarlo, de repente sentí como si todo se hubiera detenido a mi alrededor, después comencé a sentir una extraña sensación de desplazamiento, un gran onda de electricidad corría por todo mi cuerpo, creí que había sido el fin y que había regresado al otro mundo, pero cuando abrí los ojos todo estaba normal, algo había pasado, no lograba entenderlo, todo se veía diferente como en el tiempo en que yo aun estaba vivo eso era algo imposible, pero solo se me ocurría que por alguna razón había pasado talvez acababa de obtener el poder de viajar en el tiempo, no tenia tiempo que perder, solo pude pensar en evitar mi propia muerte y así evitar todo lo que pasaría en el futuro, en ese momento me introduje en el cuerpo del primer sujeto que vi para evitar ser visto por alguien que me conociera, así que me di a la tarea de buscarme a m mismo para evitar mi muerte solo esperaba estar el día correcto a la hora correcta para poder salvarme y así evitar el Apocalipsis

Capitulo 9

Paradoja temporal

No se como lo había hecho, pero de alguna manera pero había logrado regresar al pasado, busqué un diario de ese día, era la día de mi cumpleaños, era el día correcto, a revisé la hora, aun estaba a tiempo yo no saldría del cine hasta dentro de media hora mas o menos , aun así no iba a confiarme y me dirigí al cine lo mas rápido que pude, no tarde mucho en llegar, espere un momento a que yo saliera, Fabiola salió del cine, estaba tan hermosa como siempre con una gran sonrisa como ya era su costumbre, pero algo estaba mal, ella había salido sola, había cometido un gran error de cálculo,  hace rato que yo ya había salido, tuve que salir corriendo para buscarme, tenia miedo de no llegar a tiempo para salvarme, por un momento logre verme estaba cruzando una calle, pero en ese momento alcancé a ver al camión que estaba por arrollarme, yo grité -¡CUIDADO!- yo aun no veía el camión pero me distraje al escuchar el grito que yo había dado, mi yo del pasado se quedo parado segundos después el camión toco la bocina justo antes de pasarme encima, no podía creerlo, yo había ocasionado mi propia muerte, eso era imposible, lo único mas impactante que saber que estabas muerto, era que tu mismo ocasionabas tu propia muerte, no lograba entenderlo, me sentí nauseabundo, en un día me había pasado mas de lo que a cualquiera le pasa en su vida incluso en su post vida, no podía dejar que eso se quedara así, evitaría a toda costa lo que pasaría en  el futuro, si ya había podido regresar en e tiempo una vez, podría volver a hacerlo, comencé a concentrarme en mi meta, era algo muy difícil ya que muchas personas se habían juntado a ver el accidente, solo podía hacer algo, me fui del lugar y me dispuse ir a casa, salí de mi cuerpo huésped y entre a la casa como si nada, mis padres fueron a despedirse de mi justo como la ultima noche que estuve en casa, experimente un gran deja-vú, me asomé por la ventana, y ahí estaba ese tipo de negro, solté un pequeña risa, todo tenia sentido, en ese momento yo ya estaba muerto y mi yo del futuro estaba ahí, pero como había regresado en el tiempo, de algún modo lo recordé bien eso ya no importaba, de todos modos era el pasado,  solo debía dedicarme a evitar el futuro apocalíptico, al fin pude concentrarme lo suficiente como para poder empezar de nuevo el proceso para viajar en el tiempo, comencé a sentir lo que había sentido la primera vez que me traslade en el tiempo, lo había logrado esta vez no fallaría, llegue a la misma hora que la vez pasada, entre en otro cuerpo para evitar ser reconocido, no cometería el mismo error dos veces, y esta vez llegaría a tiempo y evitaría mi muerte, corrí lo mas rápido que pude de nuevo estaba por cruzar esa calle, pero esta vez no gritaría, salte sobre de mi mismo para quitarme del camino, el camión paso segundos después, esta vez había logrado evitar mi muerte, mi yo del pasado me dijo un “gracias” , me sentí muy aliviado, acababa de salvar el futuro y me limite a decir “No fue nada amigo” me levante y me retire de inmediato, pero hubo algo que  me extrañó mucho, aun seguía ahí, al evitar mi muerte yo debía de desaparecer, no lograba explicármelo, así que tome mis precauciones, decidí vigilarme para cuidarme de cualquier peligro que pudiera haber.

Capitulo 10

Un destino inevitable.

Me encontraba muy nervioso, yo debí de haber desaparecido en cuanto salve a mi yo del pasado, lo seguí discretamente, para no ser detectado, espere afuera de mi antigua casa unos tres días pero nada pasaba, pero en la cuarta noche algo comenzó a suceder, un ladrón entro a la casa, inmediatamente escuche unos disparos y enseguida gritos de mi madre que gritaban mi nombre, depuse escuche mas disparos y todo se quedo silencioso, no pude aguardar, me enfade tanto que entre rápidamente a la casa  y mate sin piedad a ese estúpido ladrón, esta vez me había matado un simple y miserable ladrón, pero en esa ocasión yo tenia la ventaja, regrese en el tiempo una vez mas, justo antes de que el ladrón entrara, mate al desgraciado, de nuevo, una vez mas salve mi propia vida, pero yo aún no desaparecía, durante muchos días y muchas noches espere, y durante ese tiempo moría una y otra vez, salvándome tantas veces como moría, comenzaba a sentirme agotado, cada vez era mas difícil trasladarme en el tiempo, pero no dejaría de intentarlo, era demasiado de difícil verme morir tantas veces y de tantas maneras, desde las mas ridículas, hasta las formas mas horribles, comenzaba a volverme loco no sabia cuanto tiempo lograría mantenerme cuerdo, lo único que me impulsaba a continuar era la posibilidad de estar junto a Faby de una vez por todas y salvar el futuro, de cierto modo me estaría convirtiendo en un héroe, hubo un momento en que no pude mas y me quede profundamente dormido, comenzó a pasar lo que a había pasado antes, de repente estaba en el cine, me veía a mi mismo a un lado de Fabiola, me sentí me sentí lleno de alegría, pero ese tipo de alegrías nunca duran mucho, de pronto todo comenzaba a quemarse, de un momento a otro,  todo estaba en ruinas, después de eso sentí una presencia bastante conocida, era de nuevo ese odioso tipo de negro que no dejaba de acosarme, el tipo se me quedo viendo con una penetrante mirada, como si hubiese cagado algo, el sujeto me dijo algo extraño como era su costumbre: -No importa cuanto lo intentes, no puedes cambiar el destino que ya ha sido escrito- en un principio no entendía lo que sus palabras querían decirme, ¿a caso significaba que mi destino era estar muerto y provocar el Apocalipsis? Aquel sujeto me sacó de mi error, para variar había leído mi mente, me explico que no podría evitar mi muerte pero que si era posible evitar lo que pasaría en el futuro, que al parecer eso no se supone que pasaría hasta dentro de varios siglos mas , como era obvio pregunte que como se supone que podría evitar eso, el me dijo que usara todo mi poder para revertir todo en su totalidad, es decir que ni yo mismo recordara lo que ya había hecho, hasta el momento en que el me dijera  que regresara  al otro mundo con el, yo eché  a  reír y le dije que eso no serviría de nada, puesto que en ese momento yo le volvería a decir que no, así que tuve una mejor idea, en vez de eso solo regresaría hasta el momento en que yo acepto el trato con el antiguo señor de los muertos, así lograría evitar todo, en ese momento el sujeto desapareció y el sonido de una gran explosión proveniente de mi casa me despertó en eso momento solo pensé una cosa: Ay ya, al carajo con todo esto, me dispuse a terminar con todo antes de que empezara, me adelantaría un poco al futuro y evitaría ese estúpido trato, por un momento mire hacia atrás, y recordé por un momento mas los viejos y buenos tiempos, pero me dije a mi mismo que ya era suficiente y que tenia que dejar mis egoísmos a un lado, de ese modo todo lo que amaba se salvaría y podría sentirme bien conmigo mismo.

Capitulo 11

El regreso al otro mundo.

Decidí no perder mas tiempo, esto no seria muy difícil, aunque no sabia cuando era exactamente el momento en que yo hacia el trato con ese señor de los muertos, ahí estaba la parte difícil, ahora que lo recordaba en el otro mundo el tiempo no pasaba de la misma forma que en la tierra, así que regrese al momento en que era aplastado por el camión y después de eso solo tenia que ir al otro mundo, aunque no tenia ni la mas mínima idea de cómo lograrlo, tenia un gran problema , estuve pensando la forma de llegar durante varios minutos, pero al final pensé “Yo ya estoy muerto, y de algún modo soy un maldito espíritu” no seria tan difícil entrar al purgatorio, me di prisa y regrese al momento de mi primera muerte, comencé a concentrarme desde un poco antes de que aquel camión terminara con mi vida de entonces, cuando escuche el sonido del gigantesco auto pasándome por encima, junte toda mi energía para poder dejar el plano terrenal y poder llegar al purgatorio nuevamente, lo había logrado, me sentí muy extraño, seguramente era porque dos espíritus iguales estaban en el mismo lugar, durante mucho rato vi a mi espíritu del pasado formado en una larga fila, no sabia para o que se trataba, pero cada segundo que pasaba yo me sentía mas débil estaba seguro de que pronto dejaría de existir pero no iba a permitirlo hasta que detuviera el próximo Apocalipsis, no se cuanto tiempo había pasado ya, pero por fin llego el momento en que entraba a aquel pasillo, me di prisa para alcanzarme antes de que cometiera una estupidez, en cuanto tuve contacto conmigo mismo algo raro comenzó a pasarnos, nuestros espíritus comenzaban a unirse, fue algo sumamente doloroso a pesar de estar muertos, de pronto comenzaba a recordar lo que había pasado en el trayecto del pasillo a esa habitación oscura, estaba viendo imágenes de mi mismo caminando y siendo detenido por otra persona, lo que vi después fue demasiado, era lo mismo que estaba pasando en este momento, cuando la unión terminaba el sello de la puerta se rompía al instante y salía aquel señor de lo muertos, todo se ponía oscuro y pasaba lo que ya había visto antes en mis sueños, no era posible una vez mas mi estupidez estaba arruinando todo, en ese momento recordé algo que había aprendido en lo que había vivido los últimos días, tendría que dejar a un lado mi maldito egoísmo y decir un simple pero efectivo no, era censillo, al terminar la unión mi mente se quedo en blanco, todo se puso como en la visión que acababa de tener, no pude controlarme, el señor de los muertos estaba por proponerme aquel trato que arruinaría todo para todos, cuando estaba a punto de decir que si, tuve que hacer una pequeña explosión dentro de mi misma conciencia para recordar todo, parecía no dar resultados, entonces me recordé el amor que le tenia a Fabiola y lo que le pasaría si yo aceptaba en ese momento se frene en seco y el si fue cambiado por un no, el pobre infeliz pegó un  gran rugido, acababa de frustrar su mas grande plan, de inmediato un gran energía me expulso del cuarto y estaba de nuevo en esa sala, por fin había logrado evitar ese horrible futuro, pero ahí no acaba la historia, en lugar de ser expulsado a esa sala de espera fui expulsado como a una sala de juicios, no me explicaba que era lo que estaba sucediendo, después de algunos instantes aparecieron una especie de juez y un jurado, al parecer estaba a punto de ser enjuiciado pero ¿por qué?, el juez de inmediato comenzó a decir –Falcor Belmonte se le acusa de haber violado varias leyes del otro mundo, así como de regresar en el tiempo y evitar sucesos que ya estaban escritos, además de provocar un Apocalipsis antes de tiempo entre otros cargos, a todo esto ¿cómo se declara?- Eso era justo lo que me faltaba, pero supongo que me lo merecía, así que sinceramente dije, me declaro culpable de todos los cargos, el juez en parte se alegro y dijo: -Tu sinceridad será tomada en cuenta en la sentencia, además de que pudiste remediar lo del Apocalipsis- en ese momento me sentí algo aliviado ya que el cargo mas grande ya había sido anulado, pero aun quedaba todo lo demás después de no mucho tiempo estaba todo listo para mi sentencia, el juez fue directo al grano –Falcor Belmonte, por su honestidad y por remediar su cargo mas grave no será sentenciado a pasar la eternidad sufriendo la mas dolorosa de las torturas en el infierno, será sentenciado a pasar la eternidad sufriendo una dolorosa tortura en el purgatorio, a sufrir con un alma siempre en pena y a contar tu historia como advertencia para los nuevos espíritus que vayan llegando a este lugar para que no cometan el mismo error- Fue una condena muy dura pero creo que era justa, pasaría la eternidad sufriendo diversas torturas, mi alma se encontraría en pena por siempre y además tengo que contar esta historia a cada persona que llega aquí, como si fueran tan pocas, hay veces que la tengo que contar de 500 veces el mismo día y todo ¿por qué? Por no saber dejar a un lado mi propio egoísmo a un lado y por pensar en mi propio bienestar sin pensar primero en los demás.

Prólogo

Ahora ya lo saben, ahora dejen de molestarme y hagan el favor de pasar a la siguiente sala para que les den su destino, creo que por fin podré tomar un pequeño descanso no ha llegado nadie y no tengo torturas programadas hasta dentro de dos horas, por fin mi primer descanso en los últimos mil años, creo que me escapare un rato a la tierra, talvez pueda espantar a alguien, si será genial, -Falcor llegaron 100 personas provenientes de Irak- ¿Qué? No puede ser ya pasaron mil años y esos estúpidos gringos no han terminado de bombardear a ese pobre país como habrá gente idiota que nunca aprenden la lección, bueno ya que se le va a hacer, -Hola recién llegados soy Falcor, y como parte de una condena eterna que tengo que cumplir, he de contarles una pequeña historia…….

Time paradox:

Agradecimientos finales.

Solo escribo estas ultimas líneas para agradecer un poco a todos los que hicieron esta novela posible, primeramente gracias a mi familia por darme el tiempo de escribir esta novela, a mi compadre camilo por no decirme que esta historia es basura jaja, y por ultimo a todos los que lean esta novela hasta este punto porque eso quiere decir que les gusto, hasta la próxima y gracias de nuevo.

FIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: