María José Soledad


Cuentos de ésta autora

Era ya tarde – link para decargar

Era ya Tarde…

Era ya tarde, el sol ya era un espectro de luces macilentas… el viento soplaba con lúgubre gemido… las hojas muertas de los árboles rodaban sin rumbo como si fueran duendes vagabundos… ruedan… ruedan… como ángeles caídos, como almas en pena en busca de su Cielo.

Era Ya tarde, y mi dolor se hizo grande, tan grande como la sombra que proyecta un fantasma… Era ya tarde y sentí que de un tajo la vida se marchaba… Una lágrima indiscreta rueda por mi rostro como esas hojas viejas que se lleva el viento.

Era ya tarde, y mis palabras flotaban como cuerpos en el Mar Muerto.

___¡Díganme que aún estoy viva!… ¡ Díganme que aún no he muerto!… Que este silencio, que esta voz sin eco es tan sólo un mal sueño… ¿Recuerdas?
… ¡Cuántas palabras invertí en Ti, y cuántas palabras esperé también!, te hablé… te hablé… y Tú callabas. Callaste no con la prudencia del Sabio, sino con la arrogancia del necio.

Yo hablaba… y Tú callabas…Habla de una vez por todas… habla que huelo a muerto…
Yo hablaba y tú callabas. Háblame para sentir que de verdad estoy viva…Háblame para curar los dos las llagas del pasado… Háblame que tengo miedo de perder la poca calma… Háblame para que no resucite en mis sueños las nostalgias de los muertos.

Pero el silencio hizo de Ti un desconocido, un fantasma… y yo no confío en un desconocido ni le tengo apego a un fantasma. Gota a gota colmaste mi paciencia, si hoy soy yo la que no habla, no es para cobrar venganza; sino que al final, sólo al final he comprendido lo inútil y lo vano que ha sido comunicarse con una piedra.

Era ya tarde… yo callé… quise hablar como lo hacía siempre, era siempre yo la que rompía el silencio, pero de tanto beber tu silencio he aprendido a callar como la Esfinge…
Era ya tarde…

La transfiguración del espírutu”  link para descargar

La transfiguración del espíritu:

Desperté  en medio de un gran laberinto de arena y de polvo; volví la mirada hacia los cuatro vientos y solo dunas cual fantasmas inestables me rodeaban. Caminé unos metros y  sentí como mis pies descalzos se hundían en la ardiente arena dificultándome el paso. Decidí  incorporarme un  instante hasta entender lo que me estaba pasando; entonces alcé la mirada hacia el infinito espejo de luces y de sombras y  resolví  auscultarle el misterio del tiempo. Creo que eran entre las doce y la una de la tarde por el ardiente aliento que el que el astro de fuego lanzaba sobre mis resecos labios.

Sentí sed y solo pude mojar mis labios con el último sorbo de agua que quedaba en el fondo oscuro de  una cantimplora. Me levanté queriendo avanzar sobre aquel Aqueronte … pero me ganó el cansancio; no tuve mas remedio que dejarme caer sin fuerzas esperando que obrara el destino.

No supe cuanto tiempo permanecí en la alfombra de blanquísimos átomos de roca y de viento, cuando sentí unas voces que se acercaban. Mi corazón latía con tanta fuerza que fue necesario respirar hondo  por varias veces, para poder recobrar el aliento, quise gritar pero las palabras se negaron a salir. Las voces eran cada vez más cercanas, y de repente … sólo  escucho una sola voz :
__ ¡ Hay,  que acampar aquí !   …
Luego,  escucho el ruido de muchas voces que decían:
__ ¡ Descarguemos los camellos ¡  …

En ese instante el sol agonizaba en el horizonte, y sólo la luz intermitente de las luciérnagas celestes interrumpían la oscuridad.

Me levanté en busca de esa voz que se la escuchaba al otro lado de la pequeña duna que nos separaba. quise gritar pero mi voz otra vez se negó a salir… Entonces me arrastré hacia el fuego, que en ese instante ardía como el sol del medio día. Me aproximé un poco mas pero de nuevo caí exhausta, mi lengua reseca se había quedado pegada a las encías, mis entrañas me pellizcaban cual arpías … y el hielo de la noche penetraba hasta mis huesos.

Quedé otra vez entre la penumbra fría, sola y vencida,  casi sepultada por millones  de granos de arena… lloré y lloré de impotencia, de soledad y de abandono… lloré como queriéndome  descargar todas las cruces… todas las costumbres… todo el pasado, ese pasado  que pesa más que toda la arena del desierto sobre mi vientre.

Las costumbres son las cadenas que nos anclan al pasado, un pasado que golpea mas que mar embravecido contra  el casco de una pequeña embarcación… pasado que azota cual ventisca una y otra vez … la ventana del presente desequilibrando el futuro.

Lamenté haberme entregado tanto al deber porque del deber solo me quedó… el frío de una vida que se perdió en lo que pudo haber sido y no fue … en la ingratitud … en la confusión … en el vacío.

El deber me confinó a vivir una vida vacía y sin sentido,  siempre deprisa, con la negación a flor de labios, hoy, no hay tiempo para mí… pero mañana tampoco… con la agenda ocupada hasta el descanso…

Soy el producto de la generación del “DEBER”… una generación que me enseñó;
“que la labor con dolor se teje”… y con esta colcha cobijé mis sueños tornándolos en pesadillas…

Levanté  la cabeza a mirar el fuego … y entre la penumbra espesa, una sombra se levanta cual fantasma …
__ ¿Quién anda ahí?…
Caminó hasta mí con gran precaución … entonces el mismo se contesta aliviado …
__ ¡Ah… es un camello!… ¡un camello moribundo!…
__ ¿Cómo que soy un camello? …  ¡ Soy una mujer !  … una mujer …

En ese instante, me ofrecieron  agua que bebí con desesperación ardiente … por un instante  me miré largamente … era una especie de animal peludo … sentí miedo de mí misma.

Me acercaron al fuego y al compás chispeante y crepitoso de las llamas se proyectó mi sombra … se extendía por el ancho suelo un cuello largo que terminaba en una  pequeña cabeza; y sobre mi dorso se elevaban cual montañas dos jorobas.

__ ¡ En verdad soy un camello!… un camello… !

Lloré otra vez… y por largo rato… hasta que el sol nacía por la vacía senda.

… Un manantial de cristalinas gotas
Calmó por un instante mi sed de lo infinito
Y en sus tranquilas aguas
Asoma cual espectro mi piramidal figura …

Amanecí preguntándome…
__ ¿Para qué me levanté hoy?… ¿Para qué seguir viviendo en un mundo hecho sólo para ellos? … ¿Qué sentido tiene trabajar tanto… construyendo tronos ajenos?
Llegaron las preguntas cual tormentas… y las respuestas cual lluvia en el desierto.

__ ¡OH¡ … ¿ En qué clase de animal me han convertido … que duermo y despierto prisionera entre cadenas? … ¡Vasta… ya de cadenas… vasta de cargas! …  ¡ Es hora de lanzar un estremecedor rugido … hincharse como pez globo para que revienten las cadenas ¡
Un estremecedor rugido traspasa cual saeta la dorada inmensidad … es el espíritu de la gibosa que exorciza la fatiga … y un nuevo espíritu anida en su lugar… un espíritu de alborotada melena … armada  hasta los dientes defiende su heredad…

Soy ama del desierto… del monte y del río… entre mis fauces llevo el cadáver del deber … en mis garras llevo un arsenal de fuego …  todo mi ser es una afrenta  a la resignación que oprime … al vivir en función de … a la rutina … a los esquemas … a los paradigmas…

Es por eso que…
__  “Yo joroba hecha garra… los exhorto a vivir como guerreras … guerreras del discurso y la contrastación … pensar… interpretar… criticar … para vencer el conformismo … que hizo de la mujer  una convidada  de piedra … a librar mil batallas de argumentaciones … las invito …  A PONER EN CRISIS TODO.¡A esgrimir la espada, con agilidad y audacia! … De vez en cuando … mira hacia atrás… y cuida tu espalda … que a muchos no les gusta dar la cara…

… ¡ una estocada al frente y cae el minotauro!
¡ una estocada  a la derecha y cae el águila blanca!
¡ una estocada a la izquierda y cae el gran dragón!
Solo cadáveres ha quedado de la gran contienda… ríos de sangre tiñen las campiñas…

¡ Silencio! … parece que la batalla ha cesado… ya no escucho sus  gritos de guerra…
¿Quién ha vencido?
…Pero …esperen …aún veo sus banderas izadas… entonces, huye como un cobarde…  has perdido el tiempo esgrimiendo tu espada a diestra y siniestra…
Pero… los he visto caer como caen los árboles viejos… he tocado su pulso … y más pulso tiene una piedra … ¡ Se que cayeron ¡ … ¡ Se que están muertos! … muertos … fríos como lozas de sepulcros!

Una voz … le grita desde lejos …

__   ¡ MUJER ¡ …  ¿ a quién defiendes con tanta pasión ?
__   ¡ A  la verdad y a la justicia !
__ ¡Guarda  de una vez por todas esa espada… que la VERDAD Y LA                                                                                                                                      JUSTICIA no necesitan de  mercenarios! … Sólo… mantente firme, como la rama que no sucumbe al peso de la nieve… ten paciencia y espera … y espera… como espera el león a su presa, como espera el invierno la primavera… espera…  que lleguen los primeros rayos Y verás como… toda esa capa fría de injusticia y mentira de diluye … y cae rendida ante el fuego de la verdad.  Porque,  La verdad es luna que no necesita lámpara … y  la justicia,  lucero del alba  que brilla con luz propia. Es primavera, que descanse tu espada …  y  que trabaje  el arado. Hay que recuperar  las fuerzas perdidas en la batalla, hay que recuperar el verdadero sentido de la vida.

Esta ansia por recuperar el verdadero sentido de la vida;  obró como el fuego … en este mismo instante … abandono la garra y la presa, y me transformo en niña … y,  yo niña soy sencillamente la magia capaz de transformarlo todo … soy la creadora de la Alquimia; el arte de convertir  la oscuridad en luz… la tormenta en calma … el desierto  en cascada.

Yo soy la Transfiguración Espiritual … metamorfosis  que nos permite trascender a la realidad ordinaria y petrificada en el tiempo … y elevarnos hacia nuestro verdadero mundo … el mundo de lo ilimitado … de lo mágico y poético … de lo utópico … de la realización y de la plenitud.

Ahora he construido un mundo a mi medida … no me despierten ahora, que he arrancado las páginas que duelen… es ahora cuando el sueño empieza … es ahora que en el nido hay promesas nuevas… para  hacer de ellos gorriones o palomas…

A los pálidos resplandores de la luna; traslúcidos aparecen dos espíritus: los de la gibosa y melenuda; viviendo en un solo espíritu … de extraña vocecita … de inquietas manitas que pintan corderitos, estrellas y cometas …De sus manitas cuelga la piola que sostiene un cometa vagabundo; que serpentea con el viento  y  le trae  mensajes del mas allá.

Llegó la noche, y con ella el sueño de la niña … en un principio su sueño es plácido y sereno; luego  avanzada  la noche  se revuelca en su lecho agitada y sudorosa,  espantada por  fantasmagóricas pesadillas…

Soñó que dejaba su niñez y con ella su risa y sus juegos…  soñaba que se esfumaba  cual niebla  el mágico mundo de sus fantasías… ya no era una niña… era una mujer… de ojos tristes, de trémulo semblante, de espalda encorvada; llevando entre sus ajadas manos el peso de un antiguo libro de cuentos, se nota que no fue feliz… se nota  abandono y pereza por la vida …  se nota que junto con su deseo de vivir se le marchó también la inocencia; se nota que  se le olvidó  que un día fue  niña.

La niña entre dormida y despierta  vocifera entre llanto.

__  ¡ No quiero crecer! ¡ Quiero tener por siempre la edad de cuatro años!

En ese mismo instante; el espíritu de niña se transforma en semilla; para que la inocencia  de ella,  quede guardada por siempre, en el secreto de la tierra.

Entonces, la edad de los ¿ por qué?, de la inocencia,  no será  una etapa efímera;  sino un estado de vida permanente. La inocencia quedará condensada en la semilla, y la semilla  actuará como un niño, no cuestionará su existencia, vivirá en la eterna aceptación de sí mismo, en la confianza, en la armónica comunión con su madre tierra. La semilla no tendrá noción  del pasado o del futuro, sólo de un presente móvil, un presente que se renueva a sí mismo constantemente, en un eterno acto de transformación  de  Transfiguración  Espiritual

FIN

El uno, el otro y una ventana (link para descargar)

El uno el otro y una ventana

Desde la ventana de una vieja estancia, contemplan absortos el atardecer de un cinco de abril de 1995 dos personajes; tienen tantas similitudes como diferencias tienen el amanecer y el ocaso.

El UNO de noble sencillez, con el espíritu del tiempo marcándole el rostro y torciéndole la espalda. La profunda tristeza que guarda en su mirada; es el producto de tantos trabajos que sólo le dejaron cicatrices… más que en el cuerpo en el alma… y una ventana que a pesar de roído marco lo hace sentir dueño… dueño de lo infinito de lo que no tiene rótulo de propiedad privada.

En tanto el OTRO, inquieto y curioso cual filósofo presocrático, por su forma de interrogar parece discípulo de Heráclito. Identifica al cosmos como a su ser, en continua transformación y movimiento; y ante el espectáculo siempre mudable de la naturaleza, busca encontrar el principio ordenador de las cosas, la llave que abre la puerta a lo infinito. Ese infinito que parece todo y que parece nada… infinito azul que guarda sus enigmas entre los dedos del tiempo.

Desde ahí… desde esa ventana, sentados en desvencijado banco… conjugan sus pensamientos y al unísono extienden la mirada al atardecer de un día que huele a campo fresco y a rancia tristeza… cinco de abril de 1995. El UNO con detenimiento, escuchando el concierto que dirigían las aves, chicharras y lechuzas… hurgando en el esplendor del ocaso las respuestas que incontables veces esperó y que jamás llegaron. Este atardecer no es como otros… no por la hermosura que se presenta ante sus marchitos ojos… es el atardecer de un hombre… es el intuir… que talvez no haya otro atardecer.

El OTRO, poco detenimiento le presta a ese atardecer… le esperan muchos. El atardecer es para el sinónimo de cuentos de hadas, lugar donde cabalgan los sueños al lomo de una nube o de una estrella.

Hay que advertir que esa Ventana no es sólo una ventana… es una provocación… un compromiso. Cada tarde llega el OTRO a este palco de honor en busca de un cuento.

En esta tarde de abril no voy a contar un cuento, dice el UNO_ Hace una pausa y respira hondo como si estuviera tomando fuerzas… llegó la hora de enfrentarse a los fantasmas del pasado; Su rostro cual laberinto se prepara–

Hoy voy a contar la historia de un hombre… DE UN HOMBRE…

El UNO pregunta… ¿qué miras tras esa ventana? El OTRO se detiene un momento… y contesta: “ desde esa ventana veo por los cuatro vientos los campos cultivados de trigales que asemejan un mar ondeante y dorado como si el sol se hubiera quedado prisionero entre sus espigas… mas a lo lejos en donde nacen las montañas, se hallan plantados unos soldados centenarios que montan guardia noche y día… son los soldados custodios de la vida. Sobre el pico más alto de esa montaña anida un pentagrama que pía en clave de sol… y donde las nubes bajan a acariciar su falda de musgos y frailejones”

El UNO sigue preguntando… ¿ De quién crees que fue LO QUE TUS OJOS MIRAN… esta hacienda, hasta esta estancia? No le da tiempo a contestar porque en ese instante inicia su relato.

Era un quince de agosto de 1935; en casa de los antiguos dueños de la hacienda “LA CONCEPCIÓN” se celebraba en la casa grande el cumpleaños del hijo menor de los GUERRERO MORA DE SUAREZ. _ Hace una pausa y traga saliva_ Llegaron de muchas partes a dar las felicitaciones por haber cumplido la mayoría de edad. Su padre le dedicó un gran discurso en su honor, su madre en tanto aguardaba en un rinconcito el momento de darle las felicitaciones. Desde allí se sentía el olor a cuy… que salía de la cocina… y un desfile de charolas humeantes de caldo de gallina.

Eran ya las siete de la noche cuando entra al gran salón en donde se hallaban reunidos los invitados, el hermano mayor de los GUERRERO MORA DE SUAREZ, LORENZO; con unos papeles que agita nerviosamente contra sus manos… llama a su hermano menor JUAN JOSÉ que se hallaba muy ocupado recibiendo las felicitaciones de familiares, trabajadores y de amigos; y le solicita que firme unos papeles que son de suma urgencia. JUAN JOSÉ hace un ademán con la mano diciéndole que si pudiese esperar esos papeles para mañana… LORENZO le replica que es de mucha urgencia, entonces JUAN JOSÉ para deshacerse de él entra deprisa a un gran estudio en donde se hallaba en la pared la foto de su madre cuando tenía quince años. JUAN JOSÉ firma deprisa y sin INTERIORIZAR muy bien lo que estaba haciendo.

Una vez firmado los papeles; LORENZO saca del bolsillo el obsequio de cumpleaños y se lo entrega en sus manos dándole una palmada cariñosa en la espalda. Cuando se disponía a mirarlo, entra su MADRE con la noticia que había llegado SU TÍO EL MAS QUERIDO y que reclama su presencia. Sale de inmediato a saludar a su tío materno el SEÑOR ALCALDE PEDRO PABLO DE SUÁREZ Y CAMPO.

Al día siguiente, después de haber dormido unas horas; abre los ojos y tropieza su mirada con el obsequio de su hermano, que descansaba sobre la mesita de noche, lo toma y rompe bruscamente el papel regalo… y queda al descubierto una pequeña cajita de terciopelo negro… la abre y dentro de ella descansaban dos piedrecitas cual guijarros extraídos del fondo de un río, del tamaño de un huevo de codorniz. Extrañado por semejante obsequio; tomó en sus manos a las piedrecitas y las golpeo entre sí; sonaba tan agradable como el tintineo de una campanita de cristal. Sobre el fondo de la cajita, un papel doblado no sé cuantas veces; que decía así:

LA CONCEPCIÓN, Agosto 15 de 1935
Señor
JUAN JOSÉ GUERRERO MORA DE SUÁREZ
Hermano del alma

Al recibo de el presente, se que maldecirás mi nombre, espero que me perdones algún día.

Se despide,
Tu hermano.

Interiorizó, ese mensaje con extrañeza… queriendo entender la dimensión de esas palabras. Cierra la cajita y mira sobre el suelo casi junto con el papel regalo la tarjeta de cumpleaños con otro mensaje que decía así:

LAS PIEDRAS GEMELAS

1. LAS SIGUIENTES INSTRUCCIONES tienes que seguirlas al pie de la letra.
2. Al momento de recibir este obsequio, caerá sobre ti una maldición. No podrás devolverlo, tirarlo, venderlo, cambiarlo, menos ignorarlo hasta que no haya permanecido un tiempo mínimo de seis años y un máximo de 12.
3. Desde el momento que recibes en tus manos las piedras gemelas, te convertirás en dueño.
4. Desde este momento la fortuna te será esquiva y prometedora para quién las regala.
5. Para contrarrestar esta maldición, el único conjuro que hará efecto es obsequiarlas a otro familiar, al más querido, al que duela darle este obsequio. Si en el lapso de seis años no puedes librarte de estas piedras, queda esperar al tiempo máximo; con la condición de no pasarse de este plazo porque quedarás sentenciado a la pobreza absoluta, el dinero pasará por tus manos como agua entre los dedos.
6. No tires nunca estas piedras, estas son también tu única esperanza, en el momento que las obsequies, recobrarás el cuádruple.

No había pasado dos años del fatal regalo, cuando sus padres murieron uno a uno, con una extraña enfermedad que ningún médico pudo curar; y con ellos también murió su herencia; había firmado su renuncia dos años atrás… en el mismo día que cumplía su mayoría de edad. No podía creerlo pero de patrón pasó a peón.

Faltaba dos años para cumplirse el tiempo mínimo, cuando de regreso al jornal se encontró con su tío materno PEDRO PABLO SUÁREZ DE CAMPO; de momento su tío no lo conoce, el pico, la pala y el sol habían hecho estragos en su fisonomía.

PEDRO lo llamó tres veces por su verdadero nombre… y su propio nombre le pareció extraño… siguió de largo… pero su único tío se bajó del caballo y lo tomó del brazo… y le comunicó que recién se había enterado de lo que le había hecho su hermano… y que venía en su busca; que lo necesitaba como sobrino y como trabajador.

Al menos consiguió un trabajo, y no cualquier trabajo… era el administrador de la HACIENDA LA MILAGROSA. SE OLVIDÓ POR UN TIEMPO DE LA PESADILLA DE LAS PIEDRAS y aprovechó este olvido para contraer matrimonio, tener hijos y ser por un momento feliz.

Había pasado ya el tiempo mínimo, y faltaba dos meses para cumplirse el plazo máximo; cuando en la MILAGROSA SE HACÍAN LOS PREPARATIVOS PARA EL CUMPLEAÑOS DEL PATRÓN. DE REPENTE COMO si estuviera enfermo, tiembla todo su cuerpo como si estuviera preso de una crisis de epilepsia… su rostro de repente se perló de sudor como si estuviera cargando trigo… llora y llora como niño enfermo… gesticula como un demente… mi tío o yo… mi tío o yo…

Recordó el sermón del domingo, cuando PEDRO negó tres veces a SU MAESTRO… Y ESTE PEDRO… que también era su tío… lo llamó por su nombre tres veces… después que todos le dieron la espalda. Pero de todos modos, tenía que deshacerse de una vez de ese fardo que cambió el rumbo de su vida, en otras ocasiones le había faltado valor… pero llegó su hora…

En ese instante se le hizo escuchar con el viento la voz de su madre… que le decía: NO LO HAGAS… desde dentro del alma… NO SE LO MERECE… y otra voz como salida del vientre de la montaña… desequilibraba sus principios: “TÚ TAMPOCO TE MERECES ESTA SUERTE… ESTE MUNDO NO ES DE LOS DÉBILES… LA LEALTAD Y LA GRATITUD ES UN VALOR DECADENTE Y TRASNOCHADO… “el verdadero hombre es aquel que ha desarrollado su voluntad de poder, de dominio; aquel que se libera de los valores tradicionales y pone en marcha su verdadera existencia… (parece que la montaña al menos ha interiorizado muy bien a NIETZSCHE)

DESPUÉS de esta lucha interior… cuando puso en conflicto sus instancias psíquicas… al fin escuchó claro la voz de su conciencia… y como poseído de una fuerza extraña cargó su morral… y con él su cruz… y marchó montaña arriba… y llegó a un pasaje en donde el volcán azufral abre su cristalina boca y antes que triunfen los fantasmas internos… tira en ella su última esperanza…

Un chasquido extraño se escuchó al chocar con el agua… una pequeña burbuja mantiene por un momento la caja a flote… luego se esfuma con la niebla.

Sintió como si un manantial de agua cristalina hubiera entrado en su ser, que lo hacía sentir limpio y grande… lloró y lloró tanto que le pareció elevar el cause de la laguna. En ese instante sintió como si mil demonios abandonaran su ser… se sintió árbol, cascada, piedra y camino… etéreo como el viento… se sintió águila con alas propias…
Y le gritó a sus fantasmas internos: “ no me han vencido”

Era un ocho de diciembre de 1946, cuando su tío recibió la noticia que tenía que viajar urgente a Bogotá y que había sido nombrado embajador en un país que jamás llegó a enterarse; nunca se supo porque razón… Ese nombramiento hizo que tome la firme resolución de quedarse en ese país, porque prometía un buen futuro para su familia. Unos días después vende la hacienda. En tanto JUAN JOSÉ quedaba otra vez a la deriva, sin trabajo, sin casa, y con una gran familia que alimentar.

Un año después, su hermano le ofrece trabajo en la CONCEPCIÓN; y lo acomoda en una de las estancias de su hacienda. Y desde allí mira la casa grande del patrón… casa que prenden las luces siempre a la misma hora… a la misma hora…

Las predicciones hechas un 15 de agosto de 1935 se cumplió al pié de la letra; la vida de LORENZO y JUÁN JOSÉ CAMINAN OTRA VEZ PARALELAS… sólo que en direcciones opuestas… tan opuestas como camina JESÚS al lado de JUDAS.

Por el rostro del UNO corren dos lágrimas cual sudores… su voz se detuvo por un largo rato… un nudo en la garganta le impide seguir su relato… respiró largamente… pero aún su voz se negó a salir…

Guardaron silencio por espacio de un minuto, minuto que cuál luz de un relámpago… lo volvió a la casa paterna… y secándose las lágrimas con la punta de su desteñida ruana… le dice al OTRO: “como quisiera dejarte como herencia esta ventana… pero sólo puedo regalarte las llaves de este viejo baúl casi vacío… si no fuera porque guardo aquí el único recuerdo que me quedó de mi MADRE”

El UNO le hace entrega de la única llave que guardaba muy celosamente. El otro… se dirige al rinconcito en donde se hallaba un viejo baúl de cedro, introduce la llave y abre… un chirrido lastimero se escuchó al levantar la tapa; de su interior extrae EL ÚNICO RECUERDO… EL QUE LO MANTUVO CON VIDA… envuelto en papel periódico y amarrado con una cinta amarillenta por los años, al abrir el paquete… aparece un pequeño misal empastado en un nácar blanquísimo con incrustaciones de oro y plata… y en su primera página aparecía una dedicatoria que decía así:

Para nuestro AMADO HIJO, EN EL DÍA DE SU PRIMERA COMUNIÓN.
LA CONCEPCIÓN, Diciembre 8 de 1925

Mientras tanto, el viento irreverente golpea la ventana… anunciando la caída de la tarde tras las montañas… y miran desde su ventana… a la madre noche… cuál águila en su nido de nube y de bruma… cobijando entre sus alas los resplandores platinados de un CUARTO CRECIENTE…

Desde adentro de la casa se escucha un llamado… EL OTRO ACUDE POR UN MOMENTO… y cuando vuelve… mira al UNO… EN UN TRANQUILO SUEÑO… de esos sueños de donde no se despiertan jamás… con su misal aferrado a su pecho Y enredado ENTRE SUS DEDOS su única herencia cual CORONA DE UVAS MADURAS SEPARADAS DE DIEZ EN DIEZ POR UN MISTERIO…

FIN

SIGUIENTE CUENTO:

Ensayo sin nombre (link para descargar)

Ensayo sin nombre

Escuché mucho acerca de la película POCAHONTAS, pero por circunstancias diversas no había tenido la oportunidad de verla. En clase de SEMIÓTICA I nos la recomendaron y decidí hacer caso de esta recomendación.

Decidí en una tarde de sábado mirar de una vez por todas la película POCAHONTAS. LA MIRÉ DE LA MISMA MANERA CON QUE UN NIÑO ABRE UN REGALO, envuelto en papel brillante, amarrado con una cinta de gran expectación.

Inicia la historia con un barco que zarpa desde algún lugar del puerto londinense, con rumbo al nuevo mundo. El nuevo mundo representaba para la mentalidad europea del momento histórico del siglo XVII, la tierra de nadie… sin cultura, ni arraigo e identidad; pero una tierra donde se creía que el oro lanzaba destellos, como mensajes en clave, que descifrados implicaban un imperativo urgente de posesión.

Segados por el esplendor del metal que expide rayos dorados, como los campos de trigo en tiempo de siega o como los maizales maduros que alimentan al indio, viajan a bordo además de la ambición y la codicia, unos marineros ingleses al mando de un ” Gran Señor”. Tienen como fin, despojar a los indios de lo suyo, aplicando el principio maquiavélico: “el fin justifica los medios”. Efectivamente su deseo de riqueza es infinito como infinita se perfila ante sus ojos la selva virgen.

Mientras tanto, otro pueblo con características propias aparece en un escenario pintado con los colores de la naturaleza… una naturaleza que mirándola desde una perspectiva religiosa se diría que es el paraíso; donde el azul del cielo se funde en el horizonte con el azul del mar, el verde de la selva se levanta como molinos de viento que giran sus aspas al vaivén …más allá se halla el río, que en su parte más alta se desmelena en cascadas que se estrellan en su falda formando un manto de virginal blancura; el cristal de sus aguas se halla interrumpida por unos cuantos gigantes milenarios, que descansan perezosos en su remanso. Es una tierra de promisión, así lo dicen los campos de cultivo, el viento, el mar, la lluvia… todo se halla en su lugar, todo se halla en un perfecto equilibrio. Pero este equilibrio no es un accidente es la perfecta simbiosis del indio con su tierra.

Dentro de esta se pasea con aire de libertad la PRINCESA POCAHONTAS, la hija del jefe indio. De pronto mira al mar y descubre un barco que atraca en frente suyo… los hombres que bajan en el traen armas; presiente que algo que no sabe que es va ha pasar. Días antes, tuvo un sueño sobre una flecha que giraba y otros signos indescifrables que la dejaron un poco inquieta. Desde ahí espía los movimientos de los extranjeros con curiosidad y recelo.

Entre esos hombres hay una imagen que estremece su ser; no sabe quién es… a qué vino… Un tiempo después, y sin medir consecuencias le brinda su amistad; se visitan en los rincones mágicos del bosque … respiran un ambiente de aceptación … una empatía que los hace olvidar de momento las barreras étnicas y culturales.

En resumen, la historia se desarrolla en apariencia como cualquier otro cuento; sólo que esta Princesa no se identifica en nada con Blanca Nieves, La Cenicienta o cualquier otra de su especie. Esta princesa no vive en castillos medievales, no es propietaria de joyas reales, no vive en el exilio ni tiene una bruja como madrastra. Por castillo tiene un bohío hecho de hilos secos al sol, por joyas las estrellas, por padre un Sócrates, o un Platón, por madrastra los árboles que parecen tomar en la penumbra la forma de una dulce y tranquila abuela, por exilio la infinita naturaleza que cual prisma de cristal encarcela la luz, para luego liberarla convertida en átomos de arco iris; y por príncipe encantado un marinero con pinta de conquistador, que al final queda conquistado. Hasta aquí todo marcha como en el país de Alicia.

Claro está que cuento que se respete termina con : ” Se casaron, fueron felices y comieron perdices” ; tiene que terminar así son las reglas … pero se teme desilusionar, porque ni se casaron ni comieron perdices… pero estoy segura que fueron felices.

Se dice con seguridad que lo fueron; porque cada uno eligió lo mejor , y lo mejor es quedarse y también marcharse … en estas inconsistencias … que unen que separan … se halla la verdadera felicidad. Son más las razones que los separan … que las que los une… los separa un océano de diferencias.

Se dice en teoría que las diferencias se superan cuando hay verdadero amor, no es por pesimismo pero; con los seres humanos no es aplicable el principio físico: ” polos opuestos se atraen “. las marcadas diferencias al final cuentan y desencadenan en SOLEDAD… se la siente y cala los huesos … no por vivir en las algodonadas nieves del polo, o en los arenales del Sahara… es la soledad de la compañía que no se identifica, que habla otro idioma, que tiene otras costumbres, otros valores, que no se sintoniza con las ondas del sentimiento … de los recuerdos … del hogar… es la soledad de mirar un cielo extraño, un territorio donde se elevan cual fantasmas los edificios que desde la inmediatez parecen tocar el cielo.

Cada uno eligió desde su libertad, desde su cosmovisión el camino más acertado, el camino que elegiría el MAESTRO DE MAESTROS; DONDE EN LA RENUNCIA ESTA EL VERDADERO AMOR, renunciar es sinónimo de respeto al SER, ubicarlo en el mundo del YO, que según FREUD, se encarga de establecer contacto con la realidad y relacionarla con el mundo circundante ; negarle este derecho es revelarse contra la naturaleza del SER. ES como querer meter el mar en una copa de champaña, que coincida el punto en el plano, el universo entero en la mano, el todo en la nada.

Para no sentirse como águila en zoológico, o como pingüino en Barbacoas se necesita: mirar la luna como si fuera el sol, el invierno como la primavera, la vejez como la juventud, la escacés como abundancia, la muerte como vida, la soledad como compañía, y… el mar como si fuera YO.

FIN

Ir a las poesías de ésta escritora

4 comentarios to “María José Soledad”

  1. Aqua azul 24 enero 2010 a 18:14 #

    Quien es esta escritora?? Realmente me ha dejao sin palabras Marìa escribes muy lindo os felicito de corazòn el Ensayo sin nombre me identifica mucho ya lo veis yo tambien tuve q renunciar a un viejo amor… en fin en buena hora os felicito de nuevo y ojala que sigais compartiendo estos escritos con todo el mundo.

    Besos.

  2. corneliuss 24 enero 2010 a 18:20 #

    buen dia,

    me identifico mucho con el Ensayo Sin Nombre me parece fantastico en algun tiempo yo si parecia como un “pinguino en Barbacoas” no se es algo interesante saber que se puede plasmar algo tan real y significativo como la distancias culturales que puede haber en una relacion de pareja, que em he motivado para seguir leyendo y escribiendo al mismo tiempo.

    Gracias……

  3. azul 24 enero 2010 a 18:23 #

    Quien es esta escritora?? Realmente me ha dejao sin palabras Marìa escribes muy lindo os felicito de corazòn el Ensayo sin nombre me identifica mucho ya lo veis yo tambien tuve q renunciar a un viejo amor… en fin en buena hora os felicito de nuevo y ojala que sigais compartiendo estos escritos con todo el mundo.

    Besos

  4. Bataba 24 enero 2010 a 19:39 #

    Hola desde Roma¡¡¡¡

    Suuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuper fantastico escrito felicitaciones¡¡¡

    Ojala sigas escribiendo me encanto leer tus escritos¡¡

    bye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: