Gustavo Mechón


Listados de poesías de este autor

Poesía Chan Chan (link para descargar)

“Poesías CHAN CHAN”


el mundo según gustavo

el perineo y el prepucio resisten el paso del tiempo

los árboles, aún de pie, se bancan a los osos panda

en las estrellas, las cosas que acá mueren se vuelven brillitos

las colchas son diarios viejos de multimedios sin sueño

a nadie le gusta el fernet después de las ocho y media

los viejos de marité hablan de rock and roll todos los domingos

a veces el sol tiene manchitas rococó

me gustan las panteras negras y los porno-comics

la pantera negra me hace un pete y después le doy por atrás

le acabo en las tetas

nunca hay que dar el número equivocado, no te llaman

rembrandt se murió el domingo pasado

al final de la calle tagle se esconde un traba pelado

una vez me la metió y cagué tres días seguidos

si mi ex novia no fuera huérfana me cogería a la vieja, fue modelo

entre ríos queda acá no más pero te matan con el peaje

la luna brilla, los cometas revolotean cual luciérnagas, qué hermoso

el mundo animal es impredecible

dos mariposas se posan en la ventana, qué miran

ojalá que no las pise el camión de manliba

lo que más quiero es tener el alma sana, comer sushi te ayuda

alrededor de mi cuello, el collar de dientes de tiburón que me ragaló mamá

qué amanecer tan bello, el que hoy miro

¡oh, cuánta inmensa belleza!


últimas noticias de raquel

recuerdo que el mar estaba calmo
raquel nadaba
sola
y los delfines la erotizaban con sus trompas u hocicos
ella hacía fintas
esnifaba el aire marino
y se dejaba rodear por esos animales
que la querían a ella sólo para ellos

los binoculares
o largavistas
no daban pie a mi sorpresa
las trompas
u hocicos
empezaban a penetrar a mi raquel
¡oh…!
y qué bien se la veía
¡oh…!
y qué bien se los veía

al regresar
mojada
la cubrí con mi bata de toalla
y pronto sentí frío
y reconocí en el aire de mar punzones y dagas
filos invisibles en pleno día
así que me alejé
ella lejos de mí
ella con sus delfines

mamá rinoceronte

atrás de la cortina del baño

con el agua hasta las rodillas

mi mamá rinoceronte asoma su piel blanca

desnuda piel blanca

no áspera de estepa o de río espeso o de lodo

no dura

la piel blanda de mamá desnuda

bañate conmigo

dice

y yo

¿escalaré?

¿dónde estabas?

después

ella blande su cuerno hábil

muestra los grandes dientes helados

el jabón en su boca de espuma

y repite

pasá

acá estaba

pero no me mira

los ojos blancos de mamá que no me mira


walter lee poesía

conocí a walter en una medio jodida
le habían puesto un par de ñoquis y él quería seguir
vamos afuera
decía
¿quieren más?
y sí
querían
casi lo matan

en la guardia me dijo
esos putos
los voy a hacer mierda a todos

en terapia
entubado
no decía nada
pero movía los dedos como haciendo ejercicios

dos meses después me llamó por teléfono
sé quienes son
yo los conozco

dijo
¿los hacemos mierda juntos?
no sé, dije, y puse alguna excusa que duró varios años
y en el medio walter cambió
se hizo especialista en literatura del siglo de oro
leía a góngora mientras se lavaba los dientes
orinaba recitando a quevedo
además

era fanático de un novelista

pero una noche volvimos a ese lugar
y estaban otra vez esos tipos
walter ya no se acordaba pero yo sí
y ellos también

y nos miraron fijo
¿qué os perturba?
preguntó walter
salgamos, sugerí
de nada vale el valor si valer no le endilgamos
exclamó

envuelto en furor
mi buen amigo

pero ya era tarde
las nubes cubrían la luna

la oscuridad cubría a las máscaras negras

que una vez más

golpeaban a walter
mientras yo

desde lejos

apenas podía ver aquella furiosa furia

ahora
sin piernas
walter lee a perlongher
se imgina a sí mismo la peste de todas las pestes
se retuerce de ideas que encandilan la conciencia
y ni siquiera sospecha que un día de estos
cuando sea
esos tipos van a volver

le van a presentarle a un poeta joven
uno que boxea en el interior
y se coge negros en plaza constitución
y

walter no lo sabe

pero eso sí que va a ser sentir
eso walter lo va a sentir


guerra de mafias

en aquella época gonzalo se masticaba la lengua, sí

quería tener una banda como kiss pero un poco más agresiva

así que compró un tractorcito

le dijo al viejo que era para cortar el pasto

y con las cuchillas degolló al perro del vecino, siempre se escapaba

con el tiempo, igual, le pintó más hacer guita y la música fue

vendió la viola, vendió el tractor

le robó ahorros a la hermana (era puta, se quería ir a holanda)

y compró algunos ladrillos de faso que revendió bien pero terminó en cana

adentro se hacía el rocker

y algunos le creían porque en los recreos tocaba rasguña las piedras

así que la pasó bien y salió rápido (buen abogado)

y contó que se había hecho de muchos amigos

que la delincuencia era un infierno

y entonces se metió en una murga

se disfrazaba de diablo y nos miraba como desde arriba

rubén un día le dijo ¿quién te creés que sos, el dios destructor?

y gonzalo dijo sí, más vale, y le partió los labios con un redoblante

se pelearon días enteros

aquello parecía una guerra de mafias

unos apoyaban a gonzalo y la mayoría a rubén

y al final nadie tenía razón, como siempre

y casi todos terminaron hospitalizados

un día visité a gonzalo y me dijo pibe, escribí todo esto

que hagan una película

y yo lo escribí, escribí lo que pude

me acuerdo de gonzalo ahí en la cama

la lengua toda rota

el respirador le marcaba el ritmo y él intentaba seguirlo gritando

oh yeah, its a rock an’ roll

oh ye-e-ah

it’s a rock an’ roll

ballenitas

compré ballenitas en el subte

y las guardé en un bolsillo

durante el viaje

para que no se cayeran

las fui palpando con una mano

y tiene que haber sido una distracción

los ojos en un escote

en un tobillo

(los tobillos me excitan más que

las calzas y que las musculosas)

y me olvidé de las ballenitas hasta el día siguiente

cuando me levanté

la resaca azulaba las paredes de la pieza

el baño era una pera mordida, sin cabito

y el detergente una pluma que pronto cayó por la ventana

entonces volví a ponerme los pantalones

no iba a salir desnudo a la calle

y al buscar monedas en los bolsillos

las ballenitas estaban ahí

blancas

intactas

y me asusté

de veras

así que corrí al subte

las calles un emplasto de demonios y asfalto

mi conciencia la psicosis de un dibujo animado

y busqué al ciego que me las había vendido

se las devolví

quédeselas, le dije

no quiero el dinero

el hombre entonces palpó la mercancía

y dijo yo vendo biromes

ballenitas vendía el año pasado

así que me caí

primero de culo

después de espalda

y miles de tobillos saltaron a mis ojos como hormigas radiantes

nada

lo juro

era más importante que estar ahí tirado

más lejos y abajo

tres mujeres jóvenes mastican yerba a la orilla del río

amarga yerba en amargos días

y de golpe

¡oh, ventura!

saer pasa flotando, panza arriba, muerto

las mujeres se miran y escupen la yerba sobre el seco vientre del poeta

y el ombligo, lleno de yerba, deviene agujero negro

después llegan tres negros y bailan salsa sobre tablas mojadas

sacan a bailar a las tres mujeres

y bajan los seis hasta el fondo del río

el río que suena mientras el poeta flota

y grita

desesperado

la desilusión de haber visto todo

hasta el mínimo detalle

menos a ellas

a los negros

toda la fiesta

invisible, irreal

en las tripas del río

diez pájaros

carola necesitaba algo fuerte

la conversión de sus neuronas en polvo

así que esa tarde

en su casa

hablamos de algunos demonios

sus ojos se volvieron perlas

nubes de plata radiante

sus brazos

tentáculos rojos

aprovechemos

dije

y corrimos a darle de comer a unos pájaros

que de sólo vernos nos comieron

los párpados y después los ojos

después los dedos, la lengua, los pies

y nosotros quedamos ahí

tendidos uno junto al otro

carola un zumbido de ostra

yo un pequeño motor eléctrico

recordando viejas palabras de amor

el amor después de titanic

leo se hunde y kate se vuelve vieja

el amor eterno, esta vez, perdura

igual, lara hace un mes que no me llama

después de la peli

una de vampiros

tres negros malos sodomizan a una freak en un baldío

pero la freak es vampira

los muerde a los tres y los negros malos son sus esclavos

vampirizan a muchos inocentes

les sacan sangre en inmensas jeringas rosadas

se la llevan a su ama y ella la degusta

copas de cristal perlado, amor verdadero

pero paso de canal: documental sobre pesca

un gordo mantiene el equilibrio sobre un pequeño bote

en la proa lucha contra el pez

en la popa hace contrapeso el motor fuera de borda

¿llamaré a lara?

el pez se acerca, enorme, y el gordo al sacarlo trastabilla y cae al agua

huye el pez

el anzuelo en la boca

lara esa caña

lara en el agua

y yo, como siempre, el anzuelo en la boca

y la llamo

negro amor, cóncavo amor

formosa

ramiro una noche conoce a sandra y ella dice que no

a vos no te conozco

y pone cara de hormiga

ramiro dice

soy marabunta, maravilla

¿te acordás?

y ella que no

yo conocía a un mario

a un martín

a un matías

y él eso es otra cosa, negra

¿de que barrio sos?

sandra intenta recordar

los años pasados como a nado

todos los años en sus brazos

la superficie a veces calma

y a veces los delfines

y el fondo turbio

alla abajo

donde los esqueletos de los peces que nadie pescó se convierten en mármol

bueno, marabunta, no sé, ¿qué estás tomando?

ácido fórmico

¿y eso es bueno?

es fórmico

sandra entonces recuerda a su ex novio, formoseño

pero piensa nada que ver, eso es otra cosa

¿qué tomaba el formoseño?

no se acuerda

bueno, quizá algo que ver tiene, piensa

y toma un poco

rico, dice

sí, rico

tres mariposas de plumas rojas cruzan frente a sus narices

¿las viste?

y después no ven más nada

cierran los ojos

se besan

y mientras ramiro anticipa el furor que está por venir

sandra siente que las tres mariposas rojas le hacen cosquillas

y en un momento

pero sólo se trata de un momento

la hacen pensar

otra vez

en formosa

noticias del día: leones fugados

esa noche noemí salió despechada y con lo puesto

cruzó la avenida, antes el portazo, antes el llanto

y el idiota decoro

insensato

de pisar a esa hora la cebra

le trajo un par de problemas

desde un árbol un mono le dijo:

pisate el ombligo, vieja

y un lagarto muy verde que saltó de la cloaca

quiso morderle un tobillo, menos mal que no pudo

halcones furiosos la vigilaban

y la cosa empeoró cuando ella

apurada

se llevó puesto un caniche

siempre odié a esos pichichos

dijo

y ellos siempre me odiaron

pero no hubo manera

la suerte es siempre un látigo bobo

si noemí hubiera llevado un bolso

en el bolso las granadas

los dardos

la escopeta de barreda

seguro que esos leones

los que esa misma noche escaparon del zoológico, ¿o eran panteras negras?

no se la masticaban

¡oh!, los pechos de noemí

¡oh!, esas fauces golosas de despecho

¡oh, rubén!, en ese departamento, frente a ese televisor

y tu noemí abajo, tan abajo

desangrada

herida de muerte

el rojo desamor en la vereda de las fieras

deportes de riesgo

el partido empezó temprano

y en atentado suicida que me hizo dos goles

sacrificaste un caballo, una torre y cuatro peones

no importa

gracias a eso yo iba a poder coronar y vos nada

tirabas drops al vacío mientras intentabas resistir

con ahínco y brinco

mis fuertes cross de derecha, bajos, a la mandíbula, adonde fuera

¿cuántas etapas para completar la hazaña?

¿cuántos metros sobre esa arena inmóvil a la espera de la marca de tus pompis?

el tiempo se detiene como la transmisión de weather chanel tras las explosiones solares

entonces hacés un triple

todo hamburgo una cuna de nervios

pero yo dos brazadas y ya llego

¿entrará al fin la bola ocho?

¿dará el dardo por fin en el centro?

la perspectiva es simple:

tres golpes para llegar al green

y otros dos para par cinco

pero nadie cuenta con mis músculos

que arrojan el disco hasta las estrellas

¿quién mide en años luz mis fuerzas de titán?

¿quién reconoce tus estrategias de iguana?

la ola nos tira de la tabla

el giro del skate nunca es perfecto

y en boxes, mientras nos cambian las gomas

y nos cargan combustible como para llegar a marte, al más allá

nos besamos

coronas de flores blancas, laureles, vino espumante

y allá atrás todos los premios

y todo el amor

adelante

convertido en bolitas de colores

álbumes llenos

soga, elástico, jarabe tan dulce

y cantos de pájaros, cada mañana, para despertar

una con tiravanija

no hace mucho invité a tiravanija a casa y me dijo

tavo, a vos te falta freeb

pensé varias semanas en esa palabra, freeb

los frisbees que vendía uno de mis tíos hace algunos años

quizá tenga algo que ver, pensé

y lo llamé por teléfono

está internado, dijeron

¿pirovano?

pirovano

me queda cerca, camino

ahí trabaja otro tío mío, pensé, cirujano

así que cambié tío vendedor por tío cirujano y toqué la puerta del consultorio

está en el quirófano, dijo una enfermera gorda

sí, mi tío cirujano operaba a mi tío vendedor

tumor benigno, por suerte

¿pero ustedes nunca oyeron hablar de homeopatía?

dije al verlos

parece que no, la guerra de los laboratorios le come la cabeza a cualquiera

entonces agarré el tumor y me lo comí

ñam, ñam

y salí corriendo y le conté todo a tirvanija

qué freeb, dijo

yo pregunté: ¿el arte relacional convierte el arte en lugar de intercambio o al revés?

se me quedó mirando

yo ahora tengo un tumor, dije

para esas células que empiezan a devorarme soy el artista y el arte

también podés ver a un homeópata, me dijo

y me dio una lista de nombres con acento chamán

una larga lista sobre la que empecé a caminar

descalzo

como sobre un eterno rollo de papel higiénico

tiravanija me alentaba, sí

y llegué a the land y varios tigres de bengala me sacaron el tumor a zarpazos

alrededor, el arrozal, y los arroces

se movían lentos bajo el pesado aire tropical

siempre me pierdo las fiestas

ángel descubrió

él dice que por casualidad

que existen los vampiros

un camión había atropellado a su perro

así que ángel lo enterró en un cementerio indio donde las mascotas resucitan

(hasta ahí todo conocido

incluso el que ángel viva al borde de la ruta

y que haya sido un viejo quien le hable del cementerio)

pero ángel también había visto otra película

del crepúsculo al amanecer

(la de ladrones de banco que se convierte en una de vampiros)

así que estaba atento

advertido

su mente una esponja paranoica

y resultó ser que el viejo

tan amable

una noche de truenos

se convirtió en salma hayeck

(lo cual ya empezaba a resultar extraño)

y después en vampiro, hombre lobo, polvo negro

y humo blando cuando ángel le clavó la astilla

igual

yo a ángel siempre le digo que no cuente esas cosas

que no se las cree nadie

pero él es terco

insiste

y la verdad es que le creen

lo escuchan

y mi envidia se nota tanto que hasta me dan ganas de ser vampiro

morder a todos y ponerlos de mi parte

pero como no soy vampiro

nadie es vampiro

siempre termino por irme solo

los vampiros no existen


remar

vos saltás y yo duermo

la respiración de los espacios sobre el aliento de las lajas

el muro es bajo

y la arquitectura

como siempre

moderna en tus ojos abiertos

no me explico las consecuencias de estar acá ahora

mil vecinas me conocen

corren atrás de mi reglamento o manual de uso

el secreto es

siempre

delimitar el espacio, no prestar atención

paredes de vidrio, al menos

porque ese muro bajo

sin perros guardianes

lo salta cualquiera

tenés que construirlas

paredes más sólidas que celos

y que nos miren remar

en los ríos que atraviesan nuestra casa

andrés

me gusta el pollo

el polo

el vw240km/h

ruta 2

mardel a la vista

toninas salvajes

andrés se sube a un puente

grita

salta

jump andy please

/siempre esas rubias tontas/

fotos

culos

adidas en la piel de andrés

que salta

jujuy

la paz

la gira por el altiplano es un exitazo fenomenal

sones

guarachas

y tres gruesas líneas

blancas

en la piel

pollo deshuesado

amor

siempre amor

andrés

mi norte

mi polo

vos el polvo

vos mi pólvora

and dí

please

don’t cry

gustavo estaba en todas partes

era verano y todos mirábamos hacia arriba

nubes con forma de gran nube blanca

palomas

canarios fugados de jaulas y canastas

gorriones cantores en la brisa suave de enero

y como siempre

la voz de gustavo que subía cada tarde hasta el cielo rechoncho

¡oh, gustavo!, ¿hasta dónde sube tu voz?

y él allá

siempre alto

¿quién era?

¿quién ponía las dulces palabras en su boca?

él decía:

“la navegación debe ser blanda

espuma sabrosa

gula entre las olas

el navío, un rostro largo

los inmensos ojos abiertos

la mirada removiendo las algas del fondo, las piedras, los corales

y los de la nuca, los ojos más torvos

hundidos en el cielo infinito”

así buscábamos a gustavo

en los parques

en la orilla del río

y sólo encontrábamos borrachos y vendedores ambulantes

todos entusiasmados con el estado del tiempo

y la obsesión

firme, irreal

de ganarse

alguna vez

cuatro cifras a la quiniela

al lado

teníamos ganas de salir

tocar la puerta de al lado

la furia de los débiles naranjos

al sol

las hinchadas naranjas

la fermentación en todas partes

en el interior de las semillas

el mediodía lento

serpiente sudada

líquida

y junto a mí la piel de esas palabras

que dijiste

cuándo

dijiste

un ojo abierto

más que pez

los pájaros no volaban

no volábamos

tres

aquella tarde yo esperaba el tren

y llegabas

dócil

los labios partidos por el aliento de los chanchos

yo te daba una palmada

en la espalda

vamos

en la habitación respiraban raúles, albertos, julianes, giménez

vos recordabas los partos de las momias

y allá estaban la mujer rubia y todas las otras mujeres

los bucles, las estrellas en los pómulos hundidos, los dientes de calamar

y tu hijo perdido en el chaco

villa ángela

difuso horizonte de monte

húmedo

que no volvía

me gustan tus brazos fuertes

dijiste

a mí los poemas de amor de alfonsina

dije

yo tengo un libro de bolsillo

alfonsina storni

poemas de amor

papel grueso, arrugado

y juntos leímos palabras dulces del mar

memorias hermosas en tus dedos de fibras de riel

y dije también tengo uno de

no importaba

y un saco de invierno

así que nos cubrimos

éramos dos

y un saco

tres

y el sol en la mañana nos defendió de la noche de los convoyes

íbamos a ir a la playa

al mar

a nadar en olas llenas de camarones

camionero muerto

vine solo y con una bolsa llena de diccionarios

quería encontrar

el significado

de las palabras que dijiste al irte

así que leí

veinte años

o más, dura el olvido

en aquel tiempo yo manejaba una combi

transporte escolar

y muchos hijos de muchas personas

en cada viaje

cantaban mientras los nuestros jugaban

con vos

en tu nueva casa

pero yo también

en la combi

cantaba

yo era el director de un coro de ángeles

que al llegar a sus hogares

estoy seguro

se convertían en demonios, grúas oxidadas, reptiles

así que todos aquellos días

la misma redención para esos chicos

y para mí

sólo había que conocer el momento adecuado para cada canción

así que yo estudiaba libros llenos de notas musicales

tarareaba las melodías bajo la ducha

mientras cocinaba

mientras llevaba la combi al taller

y también yo hacía otras cosas

incluso una vez

mientras tomaba cerveza con mis amigos

ellos me dijeron dónde estás, raúl

y yo acá, estoy acá

dije

pero un día

en la autopista

choqué

algo suave, un raspón que hizo saltar algunas chispas

y el camionero se bajó con dos palos

hoy los recuerdo como de fina porcelana o débil cristal azogado

él, con ellos, trazaba círculos en el aire

fintas de arte marcial

sonido de órgano líquido, agua filosa

y quería golpearme

zum, zum

floc, floc

pero no lo lograba

porque mis clases

de karate do

ayudaban a evitar los golpes

y a darlos

y cuando el hombre estuvo por fin en el piso

un pequeño corte en su cabeza borboteaba relámpagos de sangre

me sobrevino un cosquilleo al principio tenue y después furioso, o idiota

rabia de fosa oceánica

de madre mandril cercada

y yo entonces tomé uno de esos palos

sólo uno

y empecé a golpear

a

golpear

hasta partir el palo en esa cabeza

yo no decía nada

ni el camionero

ni el palo

el ruido de las autopistas es el de los motores veloces

el de las gomas contra el asfalto

el del viento

el de las bocinas

y el de las sirenas, claro

que todavía cantan

¡oh, sirenas cantoras!

en mis oídos con palabras

llenas

de óxido.

Las poesias las podés ver también en

http://www.gustavomechon.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: